El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que armar maestros podría ayudar a prevenir masacres como la masacre de la semana pasada en una escuela secundaria de Florida, expresando su apoyo a una idea respaldada por el grupo de derechos de armas de la Asociación Nacional del Rifle.

Trump hizo el comentario durante una emotiva reunión de la Casa Blanca de una hora con estudiantes que sobrevivieron al tiroteo en Florida y un padre cuyo hijo no lo hizo. Cientos de estudiantes se unieron a las protestas dispersas en todo el país el miércoles, incluso en Washington, Chicago y Pittsburgh, detalló la agencia Reuters.

Lee también Demandan a gobierno de Trump por detención de niños inmigrantes

El presidente republicano, que ha defendido los derechos de las armas y fue respaldado por la NRA durante la campaña de 2016, dijo que se movería rápidamente para ajustar las verificaciones de antecedentes para los compradores de armas y consideraría aumentar la edad para comprar ciertos tipos de armas.

PUBLICIDAD

Habló extensamente sobre cómo los maestros armados y los guardias de seguridad podrían asustar a posibles tiradores escolares y evitar la muerte de estudiantes.

“Si tuvieras un profesor … experto en armas de fuego, podría terminar el ataque muy rápido”, dijo Trump.

El ataque en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, Florida, donde 17 estudiantes y educadores fueron asesinados el 14 de febrero por un hombre armado con un rifle de asalto semiautomático AR-15 en el segundo tiroteo más mortífero en una escuela pública de EE. UU. revivió el debate estadounidense de larga data sobre los derechos de armas.

La Constitución de los Estados Unidos protege el derecho de los estadounidenses a portar armas, un derecho ferozmente defendido por los republicanos. Pero Trump ha estado bajo presión para actuar.

Algunos de los participantes en la reunión indicaron su apoyo a la idea de Trump de armar a los maestros. Otros se opusieron.

Mark Barden, cuyo hijo fue asesinado en el tiroteo de Sandy Hook Elementary School en 2012 en Connecticut, dijo que su esposa, Jackie, una maestra, “le dirá que los maestros de la escuela tienen responsabilidades más que suficientes en este momento que tener la increíble responsabilidad de fuerza letal para quitar una vida.

 

Siguientes artículos

CDMX, entre las 11 ciudades que podrían quedarse sin agua potable
Por

En el mundo, más de 1,000 millones de personas no tienen acceso a agua y a otros 2,700 millones les hace falta por lo me...