La leyenda de los fondos de inversión no se guardó ninguna opinión sobre la contienda política en Estados Unidos durante su participación en el Foro Económico de Davos.

 

Por Antoine Gara

George Soros, el multimillonario más rico de los fondos de cobertura en el mundo, no está corto de opiniones en lo que a política y economía global respecta. Famoso por hacer 1,000 millones de dólares (mdd) por “quebrar” al Banco de Inglaterra en 1992, Soros está en un semi retiro, pero sus pronósticos aún mueven a los mercados. Y sigue siendo uno de los principales contribuyentes de la política de Estados Unidos, donde apoya a candidatos y causas liberales.

La semana pasada, en el Foro Económico Mundial en Davos, Soros aprovechó una entrevista de 45 minutos con Francine Lacqua  de Bloomberg TV para soltar un par de bombas en los frentes político y económico. “Donald Trump está haciendo el trabajo de ISIS”, dijo Soros, citando la virulencia anti inmigrante que ha sido el sello distintivo de la campaña de Trump mientras sube en los sondeos de las elecciones primarias republicanas. El inversionista hizo una crítica similar contra otros candidatos, como Ted Cruz, y dijo que Hillary Clinton ganaría las elecciones generales arrasándolo todo.

Ideas como el cierre de fronteras de Estados Unidos a los musulmanes, dijo Soros, podría “convencer a la comunidad musulmana que no hay otra alternativa que el terrorismo”. También dijo de ISIS tiene “los días contados” ya que los gobiernos de Irak y Siria ganan el terreno perdido ante el grupo terrorista.

El auge de ISIS y el desmoronamiento de Medio Oriente ha creado una crisis para Europa, y Soros dijo que la canciller alemana, Angela Merkel, podría haber cometido un error al abrir el país a los refugiados. “Ella arriesgó su capital político y perdió”, dijo Soros. No obstante, expresó su optimismo de que Alemania y otras potencias europeas podrían integrar con éxito a los migrantes.

Soros recordó sus días como refugiado de la ocupación nazi en Hungría. “Yo fui un migrante durante 15 años”, dijo Soros, y rememoró sus años de adolescencia en Inglaterra, donde recibió una educación, y su tiempo en la ciudad de Nueva York, donde comenzó su carrera de inversión en FM Meyer y Wertheim & Co en la década de los 50. “En esos días los migrantes eran mejor tratados”, dijo Soros. Y añadió: “Ahora que soy un poco un hombre de Estado, mi lealtad es para las personas apátridas.”

A menudo, los pronósticos de Soros sobre el proceso político estadounidense y la geopolítica son descalificados por considerarlos partidistas. Él es, después de todo, un hacedor de reyes para el Partido Demócrata y un sinfín de causas liberales. Sin embargo, su lectura de la economía global, los bancos centrales y la inversión es algo que debe escucharse, no importa cuáles sean tus tendencias políticas.

El jueves, Soros ofreció una perspectiva extrema del actual estado del mercado. Él fue implacable en su crítica a Janet Yellen y sus colegas de la Reserva Federal, que cometieron un “error” al subir las tasas de interés en diciembre. “Para el momento en que actuaron, la ventana de oportunidad se había cerrado”, dijo Soros sobre el alza de tasas, que él considera debió haber ocurrido el año anterior. “La flexibilización cuantitativa funciona, pero tiene un rendimiento decreciente”, dijo Soros.

Europa es una parte del mundo donde el estímulo del banco central sigue siendo poderosa, según Soros. Las amenazas de deflación y una recesión también están dando a Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, el apoyo para que se embarque en una nueva ronda de medidas de flexibilización después de que el BCE se resistió a tal movimiento en diciembre.

La flexibilización podría funcionar para Europa y es poco probable que la Fed eleve las tasas por el resto de 2016, pero Soros no cree que ningunas de las dos cosas deban inyectar optimismo en los inversionistas.

“Éste no es el momento de comprar mi opinión, sino más bien, de vender para aquellos que tienen que vender”, dijo Soros. Él empezó el año corto en el S&P 500, y las monedas de los países productores de materias primas. También fue largo en los bonos del Tesoro estadounidense, preparándose para un crecimiento más débil de lo esperado y la amenaza de la deflación.

Finalmente, Soros cree que Europa puede salir de su malestar. China no se derrumbará, confió el inversionista, pero podría enfrentar un aterrizaje forzoso, incapaz de generar un fuerte crecimiento suficiente para seguir impulsando a la economía global. “Veo un cambio de tendencia. Veo la luz al final del túnel”, dijo Soros. “Pero no sé cómo llegar a ella.”

Por ahora, su recomendación para los bancos centrales, es el uso de un tono cauto.

“La flexibilización cuantitativa ha funcionado, ha salvado al mundo de la deflación y de una Gran Depresión”, dijo Soros. Y regiones como Europa necesita otra dosis. 2Lo que tienes que hacer es solo imprimir dinero.”

Soros clasificó en el sitio 16 de nuestra lista Forbes 400 con una fortuna de 24,500 mdd, mientras que Trump lo hizo en el 121 con un patrimonio de 4,400 mdd.

 

Siguientes artículos

producción
Mezcla mexicana revierte pérdidas, alcanza 20.32 dólares
Por

Luego de cerrar la jornada del miércoles en 18.90 dólares por barril, la mezcla mexicana de petróleo repuntó a un nivel...