El presidente Donald Trump reiteró este lunes su frustración con las leyes que garantizan procesos judiciales a los inmigrantes ilegales y dijo que los indocumentados deberían ser rechazados en la frontera de Estados Unidos, mientras disminuían las expectativas de que el Congreso pueda resolver rápido la crisis.

Duramente criticado por una política que causó que más de 2,000 niños fueran separados de sus padres en la frontera entre México y Estados Unidos, Trump defendió su posición de “cero tolerancia” con la inmigración, en momentos en que las agencias del Gobierno tienen dificultades para abordar las ramificaciones de los casos.

“Contratar a miles de jueces y pasar por un largo y complicado proceso legal no es la forma de resolver esto. Siempre será disfuncional”, dijo Trump en su cuenta de Twitter.

“La gente simplemente debe ser detenida en la frontera y se les debe decir que no pueden ingresar ilegalmente a Estados Unidos. A los niños se les debe enviar devuelta a su país”, sostuvo.

El mandatario expresó una posición similar el domingo, cuando dijo en Twitter que “no podemos permitir que esta gente invada nuestro país” y que los indocumentados deberían ser devueltos a sus países de origen, sin jueces ni cortes de por medio.

Los demócratas han acusado a Trump de querer eludir el derecho al proceso judicial que otorga la Constitución estadounidense a toda persona acusada de un delito.

Trump ha encarado críticas en todo el mundo, incluso de miembros de su propio Partido Republicano, por las imágenes y los videos de niños llorando y de sus padres desconsolados tras ser separados en la frontera entre México y Estados Unidos.

La práctica es parte de una política de hace dos meses del actual Gobierno de detener y procesar a cualquier persona que sea descubierta intentando ingresar ilegalmente al país.

El mandatario cedió a la presión el miércoles y emitió un decreto para poner fin a las separaciones. Pero la política de tolerancia cero contra los inmigrantes sigue en pie, lo que genera interrogantes sobre dónde acoger a las familias detenidas en la frontera y cómo procesar sus casos rápidamente.

A pesar de la orden, el Gobierno aún tiene que reunir a más de 2.000 niños con sus padres.

ESFUERZOS LEGISLATIVOS

La crisis fronteriza ha irritado a los demócratas y profundizó las divisiones en el Capitolio. Los republicanos controlan el Congreso, pero no están unificados detrás de una sola posición sobre migración, por lo que las divergencias entre moderados y conservadores han afectado las posibilidades de llegar a un consenso.

El representante republicano conservador Mark Meadows dijo el lunes que prevé que se presente un proyecto de ley sobre inmigración el martes en la Cámara baja de Estados Unidos no será aprobado, pero indicó que posteriormente se podría debatir otra ley que permita mantener juntas a las familias de inmigrantes.

La Cámara baja había rechazado el jueves una medida -que apoyaban los conservadores- que habría detenido la práctica de separación de familias de indocumentados y que abordaba al mismo tiempo otros asuntos de la política migratoria de Estados Unidos.

 

Siguientes artículos

Confidencias | El turismo está cambiando y la Sectur debería tomar nota
Por

Con todo y controversia la pantaleta vibradora de Vicky Form rebasará las expectativas que se tenían sobre ella; y Nuevo...