Tras semanas de silencio sobre la construcción del muro y qué gobierno pagará por él, el presidente estadounidense Donald Trump reiteró que será México el que acabará pagando de alguna forma por dicha barrera entre ambos países.

“Con el tiempo, en una fecha posterior para que podamos empezar pronto, México pagará de alguna forma por el muro fronterizo que tanto necesitamos”, escribió el magnate republicano en su cuenta de Twitter.

Los gobiernos de México y Estados Unidos habían acordado no hablar públicamente sobre quién pagaría la construcción del muro fronterizo, luego de que este desencuentro provocó que el presidente Enrique Peña Nieto cancelara su visita a Washington como protesta por el tono agresivo de Trump sobre el tema, lo que tensó las relaciones bilaterales al inicio de la nueva administración en la Casa Blanca.

Este lunes, reiteró en su Twitter la relevancia de esa pared, la que consideró que “es una herramienta muy importante” para frenar la entrada de drogas a Estados Unidos.

Así, a pesar de la oposición del gobierno mexicano, Trump no ha dejado de insistir en que México acabará pagando por el muro fronterizo.

La insistencia del mandatario estadounidense se da en el momento en que el Congreso debate a contrarreloj el financiamiento del gobierno federal, para evitar el cierre gubernamental, que implica que la administración suspenda la prestación de todos los servicios públicos menos los considerados como esenciales.

Mientras tanto, el magnate presiona a los demócratas para que incluyan en la legislación presupuestaria la construcción del muro fronterizo con México, alrededor de 1,400 millones de dólares, cuyos fondos para iniciar esta obra deben ser aprobados por el Congreso de Estados Unidos.

De acuerdo con el diario The Wall Street Journal, la financiación del muro ha despertado también un rechazo entre legisladores republicanos, ya que los representantes de los estados limítrofes con México se han unido a los demócratas para presionar por la retirada de partida destinada para construir esa valla.

Una resolución sobre gastos necesitaría 60 votos para ser aprobada en el Senado de 100 miembros, donde los republicanos tienen 52 escaños.

Los legisladores deben aprobar antes del viernes el presupuesto, para evitar el cierre parcial del gobierno, como ocurrió en 2013, el cual expirará la madrugada del sábado.

 

Siguientes artículos

marine-le-pen
Macron y Le Pen disputarán presidencia de Francia en segunda vuelta
Por

En las próximas dos semanas, ambos candidatos deberán convencer a 47 millones de franceses de que dirijan sus votos haci...