Desde su llegada a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump ha marcado una particular línea discursiva que a través de las redes sociales marca el vaivén de los acontecimientos mundiales.

Con un abanico interminable de controvertidos temas, la política interna y exterior de Estados Unidos se ha ido dibujando en estos últimos dos años desde la tribuna digital y con amplios debates acerca de la proliferación de las noticias falsas (fake news) se ha buscado desestimar la calidad de la información que fluye a través de la red.

La complejidad política de la región no ha quedado fuera de la controversia discursiva y se han llevado a cabo esgrimas políticas entre el habitante de la Casa Blanca y actores políticos de la región. Conforme avanzan los tiempos político-electorales en los Estados Unidos, los temas de coyuntura regional cobran fuerza en el juego discursivo de Trump. De manera natural, México es uno de los países a los cuáles le dedica al menos un par de tuits a la semana, en su momento fue la controvertida revisión del NAFTA (TLCAN) el foco de sus 140 caracteres.

Sin embargo, en los últimos meses el tema central de la controversia del presidente Trump con México es la migración. El vacío que actualmente presenta la definición de la política pública del país en materia migratoria ha dado pie a las constantes descalificaciones y amenazas por parte del mandatario estadounidense hacia el gobierno de México.

Es tan volátil el estado de la agenda bilateral México-Estados Unidos que al ritmo de un tuit el gobierno mexicano reacciona y decide. La política exterior de México ha dejado de ser un eje para el desarrollo nacional y hoy, pareciera que las decisiones en materia de protección a los mexicanos en el exterior dejan de ser prioritarias para ser una de las múltiples actividades que realizará el Servicio Exterior durante los próximos cinco años.

Así mismo, los programas de atención a los migrantes de retorno y aquellos enfocados a los migrantes centroamericanos de tránsito por México carecen de precisión y definición estratégica; hecho que claramente aprovecha el presidente Trump para exigir, amenazar, descalificar y criticar.

Si bien es cierto que ambos países siempre han tenido perspectivas diferentes en materia migratoria, también es cierto que hoy más que nunca la agenda bilateral parece estar plenamente marcada por los tiempos políticos de los Estados Unidos y no por una realidad social y económica que requiere atención urgente.

El tránsito de los migrantes centroamericanos por el territorio nacional abre más cuestionamientos que nunca. Las amplias marejadas de migrantes que se internan al territorio mexicano con la promesa visas de trabajo, programas sociales, ayudas económicas y servicios asistenciales no solo preocupan por la creciente frecuencia de su llegada al país, preocupa también por los efectos colaterales que dejan a su paso cada una de las caravanas migrantes.

Las acciones del gobierno que encabeza el presidente López Obrador en materia migratoria requieren mecanismos de planeación estratégica, transversal y multidisciplinaria, que permitan la atención de un fenómeno multifactorial. Pero más aún, requieren de acciones en el marco de la cooperación con los países expulsores de migrantes, pues es desde allá que se debe atender y contener el éxodo masivo hacia los Estados Unidos.

Mientras no se diseñe e implemente una verdadera política pública en materia migratoria, México seguirá operando a modo de reacción y bajo los términos que marcan los intereses políticos del presidente Trump, quién claramente busca utilizar el tema migratorio para generar el capital político que le asegure la reelección.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ArleneRU

Linkedin: Arlene Ramírez-Uresti

Google+: Arlene Ramírez

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las reformas secundarias, clave para evitar control de plazas docentes: expertos
Por

Para evitar que tanto el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y la Coordinadora Nacional de Trabaja...