Por Ryan Mac

Alex Karp, CEO de Palantir Technologies, declaró que a su compañía no se le ha solicitado la creación de un registro de musulmanes residentes en Estados Unidos, y enfatizó que no lo haría, aunque existiera tal solicitud. Karp, en una entrevista con Forbes, por primera vez se refirió a la idea polémica —sugerida y luego retirada por Donald Trump durante su campaña electoral— que ha colocado a varias compañías de Silicon Valley en el centro de la atención.

En entrevista, Karp rechazó rotundamente la idea de que su empresa de recopilación de datos —con sede en Palo Alto, California— cooperaría con el gobierno para crear un registro que rastree a los ciudadanos según su religión, en este caso, musulmanes. Sus declaraciones se produjeron a propósito de la relación de Palantir Technologies con varias agencias gubernamentales.

“Si se nos solicitara, no lo haríamos”, dijo Karp a Forbes. “Nadie nos lo ha solicitado. De nuevo, no creo que nadie lo haga, pero si me lo pidieran, habría dado la misma respuesta que di internamente”.

PUBLICIDAD

Karp dijo que Palantir Technologies se fundó con el objetivo de proteger las libertades civiles en la lucha contra el terrorismo. Señaló que los empleados de la compañía sí se han preocupado por la idea de un registro musulmán, en parte, porque algunos de sus principales y prominentes clientes son agencias de inteligencia y seguridad estadounidense. Añadió que algunos de ellos lo cuestionaron durante la reunión de la empresa por los festejos de Navidad, y el CEO negó rotundamente que existiera tal posibilidad. A pesar de las negativas de Trump respecto a dicho registro, personas vinculadas a la administración actual han lanzado la idea de un registro musulmán en repetidas ocasiones.

Aunque algunas empresas de tecnología inicialmente se mostraron reticentes a responder sobre la posibilidad de una hipotética base de datos musulmana, Facebook, Alphabet, Apple y otras compañías finalmente emitieron declaraciones al respecto, diciendo que se negarían a participar en dicho proyecto. Palantir Technologies, cuyas herramientas de recolección de datos han sido utilizadas por grandes corporaciones y clientes gubernamentales, como el Departamento de Policía de Nueva York y la CIA, hasta ahora, se mantuvo en silencio.

Lee también: Palantir, el cerebro detrás del verdadero Big Brother

The Verge publicó recientemente documentos que exacerbaron los temores de que Palantir Technologies ya había desarrollado una herramienta capaz de rastrear de cierta forma a las personas según su religión. Dichos documentos demostraban que se había creado un sistema para la US Customs and Border Protection Agency para rastrear y evaluar a los inmigrantes. Este sistema, conocido como Analytical Framework for Intelligence (AFI) también daba acceso al brazo principal de deportación del US Immigration and Customs Enforcement’s (ICE), la oficina de Enforcement and Removal Operations, para administrar “las leyes de inmigración y otras leyes aplicadas por ICE”, de acuerdo con los documentos revelados.

Las declaraciones de Karp fueron eco de los comentarios que hizo Peter Thiel, cofundador y presidente de Palantir, a The New York Times. Thiel, multimillonario que apoya la administración de Trump, forma parte del comité ejecutivo del equipo de transición del presidente electo.

“La gente tiene todo el derecho de hacer estas preguntas”, dijo Karp. “Lo que quiero que entiendan es que discutimos enérgicamente estos asuntos internos. No hay manera de sostener una empresa de 10 o 12 años sin abordar estas situaciones de forma frontal, de una manera que brinde a los empleados la sensación de que estas cosas se toman en serio, que decimos que no, que hemos dicho que no y que sabemos que podemos decir que no”.

“Pero, no siempre podemos decir cosas en público que sí decimos decir en privado”, agregó. “No se trata sólo de la naturaleza de nuestros clientes de inteligencia, es parte de la naturaleza de todos nuestros clientes.”

Karp agregó que no ha tenido ninguna conversación con la administración de Trump, fuera de la mesa redonda a la que asistió el mes pasado en la Trump Tower, en Nueva York, con el presidente electo y otros líderes tecnológicos —CEO de Apple, Tim Cook; el CEO de Amazon, Jeff Bezos; y la COO de Facebook, Sheryl Sandberg—. Algunos cuestionaron el por qué la compañía de Karp estaba allí, dado el tamaño de Palantir Technologies en comparación con las otras empresas asistentes.

“Probablemente hay una versión más amplia que desconozco, pero tenían un proceso de selección y me preguntaron y dije que sí”, señaló. “No sé nada más que lo que he leído, que es que [Thiel] organizó la reunión”.

Karp también dijo que se enteró de la reunión una semana antes, después de encontrar un correo electrónico no leído en su bandeja. La presencia de Palantir en la reunión no se hizo pública hasta la noche anterior de la mesa redonda.

Sobre Trump, Karp, quien apoyó con donaciones la campaña de Hillary Clinton, dijo que tiene “la obligación de darle al presidente una oportunidad justa”. No hizo comentarios sobre el secretario de Defensa y el director de la CIA, el general James Mattis y el congresista Mike Pompeo, respectivamente, pero dijo que esperaba reunirse pronto con algunos de los integrantes del equipo presidencial.”Tenemos muchos clientes en el gobierno”, añadió.

La entrevista de Karp con Forbes se produjo después de una conferencia de prensa en conjunto con el CEO de Merck Group, para anunciar la nueva asociación de Palantir Technologies con la compañía farmacéutica alemana. En la reunión, el CEO de Karp y Stefan Oschmann de Merck Group, dieron a conocer la alianza a largo plazo que permitirá a Merck utilizar las herramientas de Palantir Technologies en la investigación y desarrollo de medicamentos contra el cáncer y otras aplicaciones.

En la reunión, Karp señaló que espera los negocios comerciales de la compañía sobrepasen los negocios gubernamentales en 2017, y prevé que Palantir Technologies sea rentable este año. También dijo que la compañía está abierta a una oferta pública inicial, o cualquier otro medio que permita dar a sus empleados liquidez, pero no estableció ningún límite de tiempo para que suceda.

“[Como] el orgulloso neomarxista que fui, creo que se deben redistribuir los ingresos de nuestro negocio entre la gente que general valor: los trabajadores”, dijo. “A medida que nos acercamos a la rentabilidad, estamos buscando una manera de dar liquidez consistente a los empleados”. “Hay muchas formas de hacer esto, una de ella es cotizando en la bolsa. Estamos examinando todas nuestras rutas de manera agresiva”.

 

Siguientes artículos

Relación con EU está en un momento de definición: Videgaray
Por

El canciller también confirmó que en las próximas semanas se reunirá en México con el secretario de Estado, Rex Tillerso...