El candidato presidencial republicano Donald Trump presumió su buen estado de salud, sin embargo, reconoció que quiere “perder unos 6.7 kilogramos” de peso y toma medicinas para controlar el colesterol.

En un momento en el que la salud de los candidatos presidenciales de EU se encuentra bajo la lupa del electorado, su equipo de campaña publicó un documento en el que el médico personal del magnate de 70 años destaca su “excelente estado de salud” y asegura que tiene la fortaleza para aguantar el esfuerzo de la campaña electoral y el exigente trabajo de ser presidente de EU.

De acuerdo con las conclusiones del último examen realizado al empresario el pasado 9 de septiembre, el médico Harold Bornstein, quien atiende a Trump desde 1980, el republicano pesa 236 libras (106.6 kg) y mide 1.92 centímetros; su índice de colesterol es de 169 y toma “una dosis baja de aspirina” para reducirlo.

Te puede interesar: Trump “no está bien de sus facultades mentales”: Alejandro Ramírez

En el popular programa de televisión del Dr. Oz, el multimillonario dijo que quiere “perder entre 7 y 9 kilogramos” de peso, además de que ofrecerá otros detalles sobre su reporte médico.

La entrevista con Mehmet Öz fue grabada el miércoles y será transmitida este jueves, y hasta el momento solo se conoce la escena en la que el presentador cuestiona al candidato por qué no revela su informe médico, y a lo que Trump respondió sacando dos sobres de su saco: una con el reporte y otra del hospital Lenox Hill.

Un día después de que el equipo de campaña de Hillary Clinton hiciese público el último informe médico de la ex secretaria de Estado, el equipo del multimillonario neoyorquino subrayó que la salud de Trump es excelente.

La salud de Hillary y del republicano se volvió parte central del debate hacia la elección del 8 de noviembre, luego de que la demócrata Hillary Clinton se desvaneciera en el domingo durante una ceremonia conmemorativa por las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 y se informará días después que padecía una neumonía.

Lee también: ¿Qué hay detrás del fenómeno Trump?

Ante esto, el magnate señalaba que su rival de 68 años no tenía la fortaleza necesaria para desempeñar el cargo.

El equipo de Hillary anunció que después de tres días de descanso sin hacer campaña, la candidata se encuentra recuperada, en forma y lista para retomar sus actividades, y se tiene previsto que reaparezca en unas horas en la universidad de Greensboro, en Carolina del Norte; y posteriormente dé un discurso en Washington.

Su doctora Lisa Bardack certificó que Hillary continúa mejorando después del tratamiento que con antibióticos y descanso: “Continúa estando saludable y en condiciones para servir como presidenta de Estados Unidos”, dice en su informe publicado en la previa.

Por si no te enteraste: Hillary Clinton suspende su campaña por problemas de salud

 

Siguientes artículos

EU reporta este jueves indicadores por debajo de lo esperado
Por

En EU se publicaron diversos indicadores, como ventas minoristas y solicitudes de apoyo estatal por desempleo, los cuale...