El presidente estadounidense Donald Trump busca superar lo antes posible la crisis que ha representado para su gobierno el escándalo político con Rusia, por lo que encargó a su secretario de Estado, Rex Tillerson, que reconstruya la relación de Estados Unidos con esa nación, aunque esa encomienda llega en un momento preocupante para su administración sobre este tema.

El gobierno de Trump busca restablecer los lazos con Rusia, los cuales se han tensado debido a la agitación política por la posible intromisión de Moscú en la pasada campaña electoral estadounidense; pero en unos días el exdirector del FBI testificará en el Senado sobre su despido y se filtró reporte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) que señalaba que agentes de inteligencia rusa tuvieron actividad en las semanas previas a las elecciones de noviembre.

Durante una conferencia de prensa con motivo de su visita a Nueva Zelanda, Tillerson dijo que las relaciones con Rusia están en un punto bajo y se está deteriorando, por lo que Trump le solicitó estabilizar la relación y reconstruir la confianza.

“(Trump) ha sido muy claro conmigo para proceder a cualquier ritmo y en las áreas que creo que podríamos avanzar”, afirmó Tillerson.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, James Comey, exdirector del FBI, se prepara para la audiencia pública del próximo jueves 8 de junio ante el Comité de Inteligencia del Senado, en la que hablará entre otros temas sobre si el mandatario estadounidense buscó interrumpir las investigaciones criminales en torno a la presunta colusión de miembros de su equipo de campaña con Rusia.

Te puede interesar: Estados Unidos es la nueva Rusia: Cada vez más aislada

Además, se dio a conocer que ya se reunió con Robert Muller, fiscal especial que investigará el caso de la intervención rusa en las elecciones estadounidenses.

El tema Rusia ha traído duros golpes a la administración Trump, como la renuncia de uno de sus asesores, y que su yerno y principal asesor, Jared Kushner, esté en la mira del Congreso ante la posibilidad de haber establecido contactos inapropiados con el embajador de Rusia y empresarios rusos antes de que Trump tomará el control de la Casa Blanca.

Por último, ayer el sitio web The Intercept dio a conocer una filtración en la que la NSA reporta que agentes de inteligencia rusa hackearon a un fabricante de sistemas de votación, utilizados en varios estados en las semanas previas a las elecciones presidenciales del año pasado.

De acuerdo con el portal, el documento señala que los agentes rusos obtuvieron más de 120,000 direcciones de correos asociadas con organizaciones gubernamentales estadounidenses y enviaron mensajes con la intención de obtener claves y accesos.

Además, destaca el señalamiento al Directorio Principal de Inteligencia del Comando General ruso (GRU), ya que contradiría incluso una afirmación del presidente Vladimir Putin, quien aseveró el fin de semana pasado que ningún organismo de su gobierno estuvo involucrado en la penetración de las elecciones estadounidenses.

Con información de agencias.

 

Siguientes artículos

América Latina ya no tolerará más corrupción: Banco Mundial
Por

Como resultado de la intolerancia a la corrupción, en los países de la región se han destapado diversos casos de corrupc...