Aunque Estados Unidos enfrenta un déficit comercial con Alemania superior al que tiene con México, Donald Trump suavizó su discurso ante Angela Merkel, Canciller del país miembro de la Unión Europea, durante una reunión con medios en la Casa Blanca.

El magnate inmobiliario y líder de la principal economía del mundo admitió que los negociadores alemanes han hecho un “mejor trabajo” que sus contrapartes estadounidenses.

“Alemania ha hecho un gran trabajo en los acuerdos comerciales con Estados Unidos”, comentó el empresario y político norteamericano.

Durante 2016, Estados Unidos presentó un déficit comercial de 64,800 mdd con Alemania, por encima del registrado con México, que ha sido la razón principal de la crisis diplomática entre ambos países de América del Norte.

PUBLICIDAD

“No queremos victoria, sino justicia”, añadió Trump.

Aquí la historia completa: Estados Unidos pierde más en comercio con China, Japón y Alemania en 2016

Merkel recordó que la experiencia en últimos acuerdos comerciales ha sido benéfica, por ejemplo con Corea del Sur, pues generó más empleos.

“La gente estaba preocupada por la pérdida de empleos, particularmente en la industria automotriz. Al final, resultó que ambas partes se beneficiaron”, añadió.

La mandataria alemana dijo que ese es el espíritu que debe guiar cualquier acuerdo entre Estados Unidos y la Eurozona, y espera que pronto ambas economías se reúnan para negociar, como ocurrió con Canadá.

Trump ha prometido aranceles a las manufacturas hechas en México, en especial hacia la industria automotriz, si las compañías no trasladan su producción a Estados Unidos.

Sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Trump recordó que ha sido un desastre para las compañías estadounidenses y, particularmente, para los trabajadores, pues muchas de ellas se fueron del país.

Lee también: BMW abrirá nueva planta en México pese a amenazas de Trump

 

 

Ignora saludo de Merkel

La visita de Merkel a Estados Unidos se ha visto envuelta de polémica, pues durante una sesión fotográfica en el salón oval, Trump se negó a darle la mano a la Canciller alemana.

Ambos países enfrentan un problema de inmigración. La Unión Europea con los refugiados de Medio Oriente, y Estados Unidos con los latinoamericanos en busca de mejores oportunidades.

Ante el tema, Trump dijo que la inmigración “es un privilegio, no un derecho”.

 

Siguientes artículos

brexit-reino-unido-ue
Brexit traerá recorte de inversiones en un tercio de las firmas europeas
Por

Así como un décimo de aquellas con operaciones en Gran Bretaña planean abandonar el país, señala un sondeo del banco sui...