El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegaron a la sede de su histórica cumbre en Singapur, en momentos en que ambos buscan reducir las diferencias sobre cómo terminar con una disputa sobre el programa nuclear de Pyongyang.

Lee también Asesor económico de la Casa Blanca sufre un ataque cardiaco

Mientras Trump era optimista sobre las perspectivas de la primera reunión en la historia de los líderes de ambos países, el secretario de Estado, Mike Pompeo, inyectó una cuota de cautela, diciendo que aún hay que ver si Kim es sincero sobre realmente está disponible para una desnuclearización.

Funcionarios de ambos países sostuvieron conversaciones de último minuto para sentar las bases de la cumbre entre los antiguos enemigos, un evento casi impensado hace sólo meses, cuando intercambiaban insultos y amenazas que generaron temores de una guerra.

PUBLICIDAD

Trump fue el primero en llegar al Capella Hotel en Sentosa, una isla turística frente al puerto de Singapur con hoteles de lujo, un parque temático de Universal Studios y playas artificiales.

Imágenes de televisión mostraron a la caravana de Kim llegando unos momentos más tarde.

 

Siguientes artículos

Asesor económico de la Casa Blanca sufre un ataque cardiaco
Por

El asesor económico del gobierno de Donald Trump, Larry Kudlow, sufrió un ataque cardiaco y está siendo tratado en el Ce...