Uno de los productos más consumidos en el mundo, es el vino. Ya sea para acompañar comida, para amenizar pláticas o por simple placer, esta bebida es una de las más consumidas en el mundo.

En la actualidad hay 7.6 mil millones de hectáreas en el mundo dedicadas al cultivo de la vid, planta de donde se obtiene la uva para la producción del vino.  Este producto en el último año ha experimentado una situación nueva.

2012 fue el último en el cual la Unión Europea tenía un reglamento por el cual obligaba a tener una producción mínima de vino cada año, en 2017 ya el quinto año sin restricciones en la producción de vino, este experimento un descenso.

Concretamente un 8,4% menos de millones de hectolitros en comparación a 2016, de 273 mhl hasta 250 en 2017. Pero a pesar de eso el consumo del vino aumento de 0,41%, de 242 mhl en 2016 a los 243.

PUBLICIDAD

A raíz de estos cambios en las regulaciones europeas , el precio del vino también incrementó de 29 mil millones recaudados en 2016 los 30.4 que se recaudaron en 2017. Esto supone un incremento de 4.8 % con respecto al año anterior.

Pese a que desde 2013 el área en el mundo de terreno usado para la vid se ha mantenido estable, la producción está disminuyendo, por ejemplo en España, país que se ubica en la cabeza de los países que más vino exportan, la producción de vino en 2017 descendió alrededor de un 8% con respecto a 2016.

De los países europeos con tradición vinícola, solo 3 de 12 países registraron un incremento en la expansión de los campos destinados producción de esta bebida. El país que más incrementó su producción fue Italia con un 5%.

Mientras que en aquellos países con menos cultura a cultivar vino tan solo 5 disminuyeron su extensión del terreno destinado a la  producción, pese a eso fue en este grupo donde mayor descenso de producción hubo debido a que Turquía experimento una perdida del 19,7% con respecto a 2016.

Lee también: La guía que te hará parecer un experto en vinos

Y esta tendencia parece que no va a cambiar y cada vez más la producción de vino será menor, porque hay otros cultivos que son más rentables que las viñas, por lo que ese aumento de precio lo seguiremos viendo.

Según datos de la Organización Internacional de la Vid y el Vino a nivel mundial, la producción de este producto ha decrecido un 9%. España el mayor exportador, tuvo un registro de -20% con respecto al año pasado. En otro lado de la moneda se encuentra Argentina, con un aumento del 169% en este 2017 en comparación a 2016.

El caso del país sudamericano es curioso pese a ser el país que más incrementó su producción en 2017 es de lo que más han disminuido sus exportaciones al mundo -5.2% con respecto a 2016.

Estados Unidos sigue siendo el país con más consumo de vino en el mundo con 32.9% del consumo mundial. Pero hay que apuntar el crecimiento del 4.9% de su consumo en China de este producto.

Apuntar que España se sigue manteniendo como el país que más exporta pese haber disminuido el tamaño de su tierra destinada a cultivar este producto. 2,814 millones de euros ganados por el país de la península ibérica con las exportaciones de este producto.

Mientras Alemania sigue siendo el país que más vino importa a sus ciudades. 15.2 millones de hectolitros pero ha visto como le ha salido más rentable porque su gasto pasó de 2,510 millones de euros a 2,459 mde.

Hoy en día el 57% del vino que se exporta es en botellas, 35% en botellas de 2 litros o barriles y el 8% restante se refiere a vinos espumosos.

Lee también: Rompe los paradigmas de género en torno al consumo del vino

 

Siguientes artículos

México y Brasil, clave de Pepsico en investigación y desarrollo
Por

En México, la compañía redujo el sodio y grasas saturadas en Cheetos, al tiempo en que bajó los niveles de azúcar añadid...