En un momento en que la economía parece estancarse, empresarios del sector turístico confían en el futuro y apuestan a invertir 8,600 millones de dólares en el turismo de México.

 

 

Difícilmente podría pensarse en momento más oportuno para el anuncio de inversión privada en el sector turístico hecho el día de hoy, 21 de agosto, en un evento encabezado por el Presidente de la República.

PUBLICIDAD

Luego del cubetazo de agua fría que entraña el recorte hecho por la Secretaría de Hacienda a su estimación de crecimiento económico esperado para el país en este 2013, fijándolo en 1.8%, el que los empresarios turísticos empeñen su palabra… y su dinero, invirtiendo en los próximos años, particularmente de aquí al 2015, más de 8,600 millones de dólares es una importante demostración de confianza en el sector y en el gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto.

Sin duda, la secretaria Claudia Ruiz Massieu debe estar de plácemes, pues en el difícil escenario económico de lo que va de este 2013, el monto de la inversión que se pone sobre la mesa con el efecto aparejado en generación de empleos –conservadoramente más de 100,000 permanentes y cientos de miles temporales en construcción– ponen de relieve el papel estratégico del sector a fin de impulsar el desarrollo nacional.

El destacado incremento en el saldo de la balanza turística (9.7% en el primer semestre de 2013), que contrasta con el crónico déficit de la balanza comercial y es equivalente a cerca del 90% de la balanza petrolera, impulsado por un aumento de más del 8% en los flujos de los pasajeros aéreos internacionales en el mismo periodo, de la mano de un crecimiento del PIB turístico tres veces por arriba del PIB nacional en el primer trimestre del año, deben ser dimensionados positivamente en el momento de las grandes decisiones de política pública. Como se aprecia en el gráfico siguiente, el PIB turístico ha estado tres trimestres consecutivos por arriba del PIB nacional.

grafico_turismo

 

Luego de un brillante momento en 2008, en el que superó los 4,600 millones de dólares, la inversión privada se apagó y se redujo hasta niveles en torno a los 2,150 millones de dólares. En esta materia y por circunstancias diversas en las que sobresalen la crisis económica en sus múltiples facetas y las dificultades burocráticas, la segunda mitad del gobierno del Presidente Calderón se caracterizó por un importante descenso en la inversión en los destinos de playa.

Hoy, atrás del anuncio de las nuevas inversiones observo dos tendencias en la inversión privada: la consolidación de la inversión hotelera orientada al segmento de negocios en destinos comerciales y una muy bienvenida recuperación de la inversión en las playas, particularmente en Cancún y la Riviera Maya, la zona de Bahía de Banderas y en Los Cabos.

¡Enhorabuena por el turismo mexicano!

 

Contacto:

Facebook: Francisco Madrid Flores

Twitter: @fcomadrid

Email:  [email protected]

 

Siguientes artículos

Nokia lanzará smartphones con pantalla de cinco pulgadas
Por

Fuentes familiarizadas revelaron que la firma dará a conocer los nuevos teléfonos-tabletas a finales de septiembre duran...