Los vientos soplan a favor del sector turístico, a pesar de las malas cifras del último año. Bajo ese contexto, los inversionistas no piden milagros, simplemente piden una política pública que frene la mala percepción por la inseguridad.

Por Gustavo Armenta

Alejandro Zozaya, director de AM Resorts, y Claudia Ruiz Massieu, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur), volvieron a encontrarse en Madrid, España. Antes, habían acordado contrarrestar la mala imagen de México en el exterior por la violencia, promoviendo el mercado nacional por destino.

Ruiz Massieu ya había puesto en marcha una estrategia. Sin embargo la inquietud que en su momento manifestó el Director de AM Resorts, uno de los principales inversionistas del sector, aun permanece. Para ellos, los inversionistas, los discursos no bastan.

PUBLICIDAD

La frialdad de los números refleja la situación. Con 23 millones de turistas, la cantidad de visitantes extranjeros sufrió una ligera baja de 1.23%, con respecto al año previo; el ingreso de divisas registró un incremento de 7.17%, con 12,720 millones de dólares. Aunque está cantidad esta por debajo de lo coptado en 2007 (por más de 12,900 mdd).

El resultado más negativo se dio en el rubro de inversiones privadas, con una desplome de 40%, con apenas 2,219 mdd. De esta cifra solo 388 mdd, provinieron de empresas extranjeras; la inversión foránea cayó 46%, con respecto a 2011.

Además, entre 2000 y 2009 México descendió hasta el décimo lugar en la recepción de turistas, según el ranking de la Organización Mundial de Turismo (OMT)

“Es necesario desarrollar… productos innovadores en la zonas ya conocidas… e impulsar los sitios menos desarrollados”, expresó el despacho de Consultores Internacionales.

Política de claroscuros

Oficialmente, el turismo es la tercera fuente de ingresos para México; la principal actividad que genera divisas frescas y que está en manos de la iniciativa privada es el turismo.

Alejandro Zozaya es uno de varios empresarios destacados que cuentan con grandes compañías que valen miles de millones de dólares, generan empleo y propician el desarrollo en las zonas donde se han asentado.

Zozaya es el CEO de Apple Leisure Group (ALG), un holding cuyos activos –repartidos en las empresas AMResorts, Apple Vacations y Amstar– se cotizan en más de 2,000 mdd. Ademas de estar presente en el Caribe. Reside en Pennsylvania, Estados Unidos.

El turismo es cíclico, dice, pero asegura que su potencial en México es enorme. Tanto, presume, que las cifras que hoy se registran bien podrían triplicarse. Aunque es necesario buena infraestructura para explotar mercados muy específicos para lograrlo. Sin embargo, aun hay pesimismo, por la inseguridad: Ixtapa y Acapulco son focos de alerta.

La idea es animar a los inversionistas  a concentrarse en proyectar lugares como Los Cabos, Huatulco e Ixtapa, expresa Zozaya.

Inversiones, ¿a cuentagotas?

El arquitecto Miguel Quintana Pali emigró a Cancún hace 28 años para hacer negocios con desarrollos inmobiliarios. Compró hectáreas para construir su casa. La Riviera Maya no existía. Al paso del tiempo fue descubriendo maravillas naturales: cenotes, playas, piramides mayas. En 1990 decidio convertir aquello en un parque natural de diversiones al que bautizó como Xcaret.

turismo1Hoy, dirige Experiencias Xcaret, que incluye los parques de Xel-Há y Xplor; así como una empresa de excursiones que ofrece paseos a lugares de Quintana Roo y Yucatán, que inició operaciones en 2010 con una inversión de 5 mdd. Está por por abrir nuevos proyectos.

En 2012, sus parques y tours recibieron a más de 2 millones de visitantes, 13% más que en 2011.

Otros casos son José Carlos Azcárraga, quien entró al relevo en la dirección general de Grupo Posadas, que maneja activos valuados en 2,190 mdd; Olegario Vázquez Raña, presidente de Grupo Empresarial Ángeles, que incluye su rama hotelera con Grupo Real Turismo que posee inversiones por más de 700 mdd con su tres marcas.

Para este año, el Consejo Nacional Empresarial Turístico, encabezado por Pablo Azcárraga, estima inversiones superiores a los 4,600 mdd. Se habla de 47 proyectos turísticos que involucrarían a 30 grupos empresariales.

Los inversionistas están dispuestos a arriesgar sus capitales, solo piden mayor seguridad, buena infraestructura carretera y continuidad en la toma de decisiones.

José Luis Castro, director de Corporate Travel Services, considera que la mejor fórmula para detonar el turismo está en impulsar estrategias diferenciadas, tanto en el ámbito nacional como en el internacional, para promover los destinos turísticos tanto de playa como de las ciudades.

“Necesitamos generar condiciones para que sea atractivo salir, visitar y gastar en otras ciudades”.

Alejandro Zozaya, en tanto, alberga 3 proyectos en Venezuela y un par en Islas Vírgenes y Hawaii; al margen de otros desarrollos en Quintana Roo y Los Cabos, que significarán inversiones por 540 mdd. Sin embargo, y aunque tiene presente que una inversión, siempre, tendrá un riesgo, hoy está seguro que en Acapulco no invertirá un solo peso, hasta en tanto no haya mejores condiciones de seguridad.

Con información de Lourdes Contreras y Jonathán Torres

 

Siguientes artículos

¡Es un pájaro! ¡Es un avión! Ah no, es más de lo mismo
Por

¿Qué elementos conforman lo que llamamos una ‘buena película’? ¿Quién es capaz de afirmar con contundencia que una pelíc...