A más de tres meses sin director general oficial, cada vez hay más voces que piden el nombramiento definitivo al puesto de Jack Dorsey, quien opera como interino.

 

Por Samantha Sharf

PUBLICIDAD

Han pasado más de 100 días desde que Dick Costolo dejó el puesto más alto en Twitter. Desde entonces, el ex CEO de Twitter ha compartido en la red social cómo van sus aficiones: hacer ejercicio, preparar pizza y la apicultura.

Más de tres meses después de emprender la búsqueda de un reemplazo de Costolo, a algunos inversionistas les preocupa que la junta directiva de Twitter haya tenido un verano tan relajado como el de Costolo.

En una nota a sus clientes, analistas de SunTrust argumentan que la búsqueda se ha extendido demasiado. “Estamos asombrados de que hayan pasado más de 100 días desde el anuncio de la renuncia del ex CEO”, escribió el analista de tecnología Robert Peck. “Escuchamos comentarios de los inversionistas sobre lo innecesariamente prolongado que hay sudo el proceso.”

Según Peck, los peligros del proceso incluyen la “fuga de cerebros continua” y la “menguante confianza de los anunciantes”. Los temas de talento y la satisfacción de los anunciantes son algo relevante para una empresa que depende de los anuncios para generar sus ingresos, de pensadores innovadores que ofrezcan nuevas maneras de diversificar esos ingresos. La nota también cuestiona las razones por las que ha tomado tanto tiempo a la junta tomar una decisión, especialmente cuando tienen una elección tan obvia en casa. ¿Quien? El multimillonario cofundador Jack Dorsey, quien ha dirigido la empresa con carácter provisional desde julio.

El problema más obvio con el nombramiento oficial Dorsey al puesto principal es que él es CEO de la startup de pagos Square, que ha sido valuada en 6,000 mdd y se cree que ha presentado documentación para una oferta pública inicial. Dorsey ha dejado claro que no tiene intención de abandonar Square. Una persona que ocupe el puesto más alto en dos empresas públicas es raro pero no sin precedentes. Steve Jobs dirigió oficialmente Apple y Pixar desde 2000 hasta que el estudio de cine fue adquirido por Disney en 2006.

Peck ofrece cuatro argumentos a favor de nombrar CEO a Dorsey:

  1. “El sr. Dorsey es visto como un líder y es muy respetado dentro y fuera de Twitter.”
  2. “Él ha dirigido la empresa desde julio y ya hemos visto su influencia en el lanzamiento más rápido de productos (la venta a través de DM, artículos instantáneos, etc.).”
  3. “Creemos que algunos ejecutivos de alto rango solamente trabajarían para él y no para un extraño.”
  4. “Creemos que el señor Dorsey es esperado y apoyado como CEO por los accionistas en este punto.”

SunTrust no es el primero en argumentar que la junta directiva de Twitter necesita definirse por Dorsey. El mes pasado uno de los primeros inversionistas de la red, Chris Sacca tuiteó: “S nombre de muchos inversionistas, analistas, usuarios, anunciantes, medios asociados y empleados de Twitter, está claro quién debe ser CEO de Twitter.”

A pesar de un impacto inicial de la noticia, las acciones de Twitter han caído cerca de 20% desde que la salida de Costolo fue anunciada el 11 de junio. Ha sido un periodo agitado para las acciones en general, pero el índice Nasdaq Composite ha bajado sólo 5% durante el mismo periodo. Las acciones de Twitter abrieron alrededor de 27.90 el lunes, ligeramente por encima de su precio de salida a bolsa de noviembre de 2013, de 26 dólares.

A pesar de las frustraciones, SunTrust mantuvo la recomendación de compra sobre las acciones y un precio objetivo de 38 dólares.

 

Siguientes artículos

3 tips para que ganes confianza en ti: la clave del éxito
Por

Todas las personas exitosas o con personalidades atrayentes, primero experimentan en ellas mismas un sentimiento de conf...