Por Brian Solomon 

Durante la última semana, a medida que surgieron las protestas contra el decreto migratorio del presidente Trump, ninguna compañía ha sido blanco de protestas e indignación pública como Uber.

La presión en las redes sociales, a través del hashtag #DeleteUber, tuvo su primer éxito: el CEO de Uber, Travis Kalanick, anunció su renuncia al Consejo de Asesoramiento Económico del presidente Trump. Kalanick notificó este jueves a los empleados, mediante un correo electrónico, que “habló brevemente” con el presidente Trump sobre el decreto migratorio y presentó su renuncia al consejo.

“Unirme al consejo no significaba respaldar al presidente (Trump) o a su agenda, pero desafortunadamente se ha interpretado justo de esa forma”, escribió.

PUBLICIDAD

#DeleteUber, la campaña en redes sociales, animaba a la gente a eliminar la aplicación de Uber y las cuentas asociadas a la plataforma. El enojo hacia la compañía aumentó cuando Uber fue percibido, erróneamente, en un intento por romper la huelga de los taxistas estadounidenses en el aeropuerto John F. Kennedy; pero escaló aún más porque Travis Kalanick, CEO de la compañía, formaba parte del consejo de asesoramientodel presidente Trump, junto con los CEOs de Disney, Pepsi y GE.

Lee también: Uber aprende la lección por la mala: Trabajar con Trump es arriesgado

La primera declaración pública de Kalanick sobre el tema evidenció su rechazo al decreto migratorio y comunicó las acciones que tomaría la compañía para ayudar a los conductores afectados. Pero también, defendió su posición en el consejo escribiendo, “desde su creación, Uber ha tenido que trabajar con los gobiernos y políticos de todas las posturas en cientos de ciudades y docenas de países.”

Estar dispuesto a trabajar con Trump no era lo que los manifestantes querían escuchar. Celebridades como George Takei, Lena Dunham y Susan Sarandon utilizaron el hashtag. El principal competidor de Uber en Estados Unidos, Lyft, aprovechó la situación a su favor como una estrategia de publicidad para anunciar que donaría durante los próximos cuatro años un millón de dólares (mdd) a la organización American Civil Liberties Union (ACLU). Mientras #DeleteUber se viralizaba en Twitter y Facebook, la aplicación de Lyft se descargaba cientos de veces, y brevemente impulsaba a la pequeña empresa al top de las cinco aplicaciones más descargadas en la iOS App Store.

En un solo día, Uber estaba tratando de contratacar. Kalanick lanzó una nueva declaración con más detalles sobre cómo Uber ayudaría a los conductores y firmó una carta conjunta con los líderes tecnológicos de Nueva York en contra del decreto migratorio. Asimismo, publicó un artículo en Facebook que defendía a la compañía. Tras la polémica, Kalanick ha anunciado su renuncia al consejo de asesoramiento de Trump.

Lee a continuación el mensaje completo de Kalanick:

Queridos colaboradores,

Hoy a primera hora hablé brevemente con el presidente (Trump) acerca del decreto migratorio y los problemas que representa para nuestra comunidad. También le hice saber que no podré participar en su Consejo de Asesoramiento Económico. Unirme al consejo no significaba respaldar al presidente o a su agenda, pero desafortunadamente se ha interpretado justo de esa forma.

Estuve por mucho tiempo pensando en este tema y cómo afecta nuestros valores. Hay un par de ellos que son particularmente relevantes:

Al interior – La suposición implícita de que Uber (o yo) estaba de alguna manera respaldando la agenda de la actual administración ha creado una brecha de percepción-realidad entre lo que la gente cree que somos y quienes somos en realidad.

El cambio – Debemos creer que las acciones que tomamos en última instancia deben mover las cosas hacia adelante. Hay muchas maneras en que continuaremos abogando por un cambio justo en el tema de la inmigración, pero permanecer en el consejo supondría lo contrario. El decreto migratorio está afectando a muchas personas en todo Estados Unidos. Las familias están siendo separadas, la gente está varada en el extranjero y hay un temor creciente de que Estados Unidos ya no es un país que da la bienvenida a los inmigrantes.

La inmigración y la apertura a los refugiados es una parte importante del éxito de nuestro país y también, muy honestamente, de Uber. Estoy increíblemente orgulloso de trabajar de la mano con personas como Thuan y Emil, ambos refugiados que vinieron aquí en busca de una vida mejor. Sé que ha sido una semana difícil para muchos de ustedes y sus familias, así como para muchos miles de conductores cuyas historias son sinceras y dolorosas.

Por favor sepan que sus cuestionamientos e historias del martes, junto con aquellas que escuché de los conductores, me han mantenido fuerte y me han recordado uno de nuestros valores culturales más esenciales: Sé tú mismo. Lucharemos por los derechos de los inmigrantes en nuestras comunidades para que cada uno de nosotros pueda ser quien es con optimismo y esperanza para el futuro.

Lee más sobre el tema: Uber apoyará a conductores ante decreto migratorio de Trump

 

Siguientes artículos

VW pagará 1,220 mdd para dar carpetazo a dieselgate de motores 3.0
Por

La compañía reparará o comprará más de 80,000 vehículos con motor diesel 3.0 en Estados Unidos.