Uber dijo ante una corte laboral de apelaciones del Reino Unido que sus conductores son trabajadores autónomos y no empleados con una relación de dependencia con derecho a determinados beneficios. Esto a menos de una semana de que las autoridades locales informaran a la empresa que perdería su licencia en Londres.

El año pasado, dos conductores reclamaron con éxito ante un tribunal que Uber ejercía un estricto control sobre ellos para permitirles brindar el servicio de taxi y que por lo tanto tenía responsabilidades en materia de derecho laboral, señala la agencia Reuters.

Lee también Uber se queda sin licencia para operar en Londres

En la audiencia de apelación de dos días que comenzó el miércoles, Uber dijo que los conductores eran autónomos y que trabajaban de igual modo que en firmas de taxis tradicionales. Los trabajadores independientes sólo tienen cobertura básica de salud y seguro, pero los empleados acceden además a un salario mínimo, descanso y vacaciones pagadas, lo que aumentaría los costos de la compañía estadounidense en todo Reino Unido.

PUBLICIDAD

“La posición de los conductores que usan la aplicación es prácticamente idéntica a la de los conductores independientes (…) que operan bajo el auspicio de firmas de radiotaxis tradicionales”, dijo Uber en su presentación ante la corte.

Los radiotaxis, que surgieron en Reino Unido hace más de 50 años, no pueden ser tomados en las calles como los taxis tradicionales sino que se solicitan para un horario específico mediante un llamado telefónico o vía internet.

Uber ha enfrentado varios problemas legales y regulatorios en todo el mundo, en medio de una fuerte oposición de los servicios tradicionales de taxis y preocupaciones de algunos organismos de control. El servicio de transporte privado estadounidense ha tenido que retirarse de varios países, como Dinamarca y Hungría, y está luchando por poder seguir operando en la capital británica, uno de sus mercados más rentables.

El regulador Transport for London (TfL) anunció el viernes que no renovaría la licencia de Uber que expira este sábado porque su conducta planteaba riesgos a la seguridad pública. La empresa tiene 21 días para apelar y sus 40,000 conductores, un tercio del total de taxis de Londres, pueden seguir operando hasta el final del proceso judicial, que podría llevar meses, detalla Reuters.

La abogada de Uber Dinah Rose dijo que no hará declaraciones sobre la inminente pérdida de licencia de la firma en Londres, aunque señaló: “Es bastante evidente por esa decisión que Uber está en lo cierto al señalar ante este tribunal las restricciones regulatorias bajo las que opera”.

 

Siguientes artículos

Vuela por México y ayuda a las labores de reconstrucción de nuestro país
Por

Mediante la inicitaiva Vuela por México, Aeroméxico busca recabar y donar un porcentaje de la venta de los boletos a las...