El CEO de Uber hizo una inusual aparición durante una charla de la iniciativa TED, donde habló del futuro, la regulación y sus recortes de precios.

 

Por Miguel Helft

PUBLICIDAD

Para todos aquellos que piensan que los coches autónomos están a la vuelta de la esquina, el CEO de Uber Travis Kalanick tiene un mensaje: “Es probable que tome mucho más tiempo.” Kalanick hizo una inusual aparición durante una charla de TED en Vancouver esta semana. Mucho más tiempo de lo que algunos medios de comunicación quieren hacer creer, más que todo el bombo que alrededor de ellos sugiere, y cuando se conviertan en una realidad, no van a revolucionar el mundo durante la noche.

“También será una transición larga”, dijo Kalanick. “Los coches autónomos funcionarán en ciertos lugares y en otros no.”

Como la mayoría de las cosas que involucran a Uber, la predicción de Kalanick surgió de una dosis de controversia, en este caso, en forma de una pregunta directa formulada por Chris Anderson, de TED: ¿Qué pasará con el millón de conductores de Uber cuando lleguen los coches autónomos?

“Para nosotros es un reto interesante”, dijo Kalanick. “Éste es un mundo que existirá por una buena razón”, agregó. Cerca de 1 millón de personas mueren cada año en los coches, y los conductores frustrados atrapados en el tráfico pierden un sinnúmero de horas, dijo. La calidad de vida va a mejorar. “Es un mundo que va a existir y será uno mucho mejor”, agregó.

Kalanick no dio un marco temporal para la llegada de los coches autónomos, y no mencionó específicamente qué retos implicarán para los conductores de Uber cuando lo hagan. Sin embargo, abogó por un vago conjunto de medidas que podrían ayudar a cualquier persona que sea desplazada por ellos: asociaciones con las ciudades, educación y formación profesional entre ellas.

Incluso frente a un público amable, como los asistentes a las charlas de TED, Kalanick parecía estar a la defensiva. Su charla abrió con una especie de mortero contra la regulación, la que hace un siglo, dijo Kalanick, mató a los jitneys –vehículos privados compartidos que eran una alternativa a los tranvías atestados de gente–. Del mismo modo, dijo, las regulaciones sobre la cantidad de dinero que Uber puede cobrar por kilómetro de viaje en los automóviles compartidos podrían afectar el crecimiento de UberPool, el servicio de autos compartidos de la compañía, el cual podría mejorar la vida en las ciudades al sacar decenas de coches de las calles.

Y para los conductores de Uber molestos con la reducción de tarifas, Kalanick dijo lo siguiente: las tarifas más bajas son buenas para ustedes, ya que incrementan el uso del servicio y, en última instancia, sus ganancias. En cuatro o cinco ciudades donde Uber ha recortado sus tarifas en varias ocasiones ha sucedido lo mismo, afirma: “Vemos un aumento en los ingresos al tiempo que el precio se reduce”, dijo. Y si no, bueno, Uber subirá los precios de nuevo, agregó.

No hubo detalles sobre cómo llegó Kalanick al centro de convenciones de Vancouver, donde se celebró la charla de TED. Pero no fue en un Uber, el servicio está prohibido en esa ciudad.

 

Siguientes artículos

AT&T invertirá 10,000 mdd en soluciones globales
Por

AT&T dijo que esperaba en el 2016 un gasto general de capital por un total de 22,000 millones de dólares.