La compañía permite a los usuarios pedir traslados a través de aplicaciones en sus teléfonos avanzados, anunció que había una “gran demanda” por sus servicios en ciudades alemanas donde aún no opera.

 

Reuters

FRÁNCFORT- El servicio estadounidense de transporte Uber está planeando una expansión agresiva en Alemania pese al rechazo de ciudades como Berlín y Hamburgo, que han cuestionado su derecho a operar en un mercado muy regulado dominado por los taxis tradicionales.

PUBLICIDAD

La compañía, que tiene su sede en San Francisco y permite a los usuarios pedir traslados a través de aplicaciones en sus teléfonos avanzados, anunció el martes que había una “gran demanda” por sus servicios en ciudades alemanas donde aún no opera.

La empresa tiene previsto introducirse en Colonia y Stuttgart este año, y también considera la posibilidad de hacerlo en Nuremberg, Bonn, Essen, Dortmund y Potsdam.

Desde ahora hasta final de año, espera doblar el número de usuarios suscritos en Alemania, después de que sus cifras se multiplicaran por cinco en lo que va de 2014, dijo la compañía.

En la actualidad, Uber opera en Berlín, Hamburgo, Múnich, Fráncfort y Düsseldorf. Pero ha tenido problemas en la capital y en la ciudad portuaria de Hamburgo, que han prohibido el servicio por las preocupaciones de que los conductores carecen de licencia para llevar a pasajeros y no tienen cobertura total de seguro.

Uber ha apelado las decisiones y ha continuado operando en las dos ciudades a la espera de un veredicto final. Otras ciudades alemanas están considerando la prohibición, según informaciones de medios.

Fundada en 2009 y valorada en 18,200 millones de dólares según datos a junio, Uber Technologies se describe como una empresa que pone a la gente en contacto y no como un servicio de transporte.

Los conductores tienen que tener más de una cierta edad, tener una licencia de conducir válida y someterse a exámenes sobre su historial antes de poder recoger a pasajeros.

Uber ha afrontado obstáculos regulatorios en varias ciudades europeas, además de demandas legales de compañías de taxis que esperan prescindir de esa nueva competencia. Los taxistas de toda Europa causaron un caos en junio con sus protestas por el servicio.

Uber fue prohibido por un tribunal de París a principios de mes.

 

Siguientes artículos

Inflación determinará si actúa o no el BCE
Por

El Banco Central Europeo es poco proclive a tomar nuevas acciones de política monetaria a menos que las cifras de inflac...