Las fuerzas ucranianas informaron de avances en el campo de batalla este mediodía, en un contraataque que podría señalar un cambio en el impulso de la guerra, mientras que Kiev cerró los flujos de gas en una ruta que atraviesa el territorio controlado por Rusia, haciendo surgir el fantasma de una crisis energética en Europa.

Tras varios días de avances al norte y al este de la segunda ciudad más grande, Járkov, las fuerzas ucranianas se encontraban esta mañana a sólo varios kilómetros de la frontera rusa, dijo una fuente militar ucraniana bajo condición de anonimato. Antes del avance, las fuerzas rusas se encontraban en las afueras de Járkov, ciudad situada a 40km de la frontera.

El avance parece ser el más rápido que Ucrania ha montado desde que expulsó a las tropas rusas de Kiev y del norte del país a principios de abril. Si se mantiene, podría permitir a las fuerzas ucranianas amenazar las líneas de suministro de la principal fuerza de ataque rusa e incluso poner objetivos logísticos de retaguardia dentro de la propia Rusia al alcance de la artillería ucraniana.

En Vilhivka, una aldea al este de Járkov en manos de las fuerzas ucranianas, se oía el golpe de la artillería casi constante y el ruido de los lanzacohetes múltiples desde los combates en el frente, que ahora se ha extendido considerablemente hacia el este, donde Ucrania ha estado intentando capturar aldeas en las orillas del río Donets y amenazar las líneas de suministro rusas en el otro lado.

Más al este, las fuerzas ucranianas parecían tener el control de la aldea de Rubizhne, a orillas del Donets.

“Está quemado, como todos los tanques rusos”, dijo a Reuters un soldado ucraniano cerca de Rubizhne, junto a las ruinas de un tanque ruso. “Las armas están ayudando mucho, las antitanques”.

Kiev ha confirmado hasta ahora pocos detalles sobre su avance por la región de Járkov.

“Estamos teniendo éxitos en la zona de Járkov, donde estamos haciendo retroceder al enemigo de forma constante y liberando núcleos de población”, dijo en una rueda de prensa el general de brigada Oleksiy Hromov, subjefe de la Dirección de Operaciones Principales del Estado Mayor de Ucrania, sin dar más detalles.

El presidente, Volodímir Zelenski, dijo que los éxitos estaban poniendo la segunda ciudad más grande de Ucrania —bajo constante bombardeo desde los primeros días de la guerra— fuera del alcance de la artillería rusa. Pero advirtió a los ucranianos de que no debían elevar demasiado sus expectativas.

“No debemos crear una atmósfera de excesiva presión moral, en la que se esperen victorias semanales e incluso diarias”, dijo en un discurso nocturno por video.

En Vilhivka, el avance había hecho posible que los residentes se aventuraran a ordenar los restos de sus casas. Aunque el pueblo había sido reconquistado por las fuerzas ucranianas hace semanas, la línea del frente estaba ahora lo suficientemente lejos como para que fuera seguro volver.

Lee más: Rusia vincula a farmacéuticas de EU con biolaboratorios en Ucrania

Ucrania hace retroceder a las fuerzas rusas y restringe el flujo de gas a Europa

El cuerpo hinchado de un soldado ruso todavía yacía en descomposición frente a la escuela bombardeada donde su unidad había establecido su cuartel general antes de ser expulsada.

La medida adoptada esta mañana por Ucrania de cortar el suministro de gas ruso a través del territorio en poder de los separatistas respaldados por Rusia supuso la primera vez que el conflicto ha interrumpido directamente los envíos a Europa.

Los envíos del monopolio ruso de exportación Gazprom a Europa a través de Ucrania se redujeron en una cuarta parte después de que Kiev dijera que se había visto obligado a interrumpir todos los flujos de una ruta, a través del punto de tránsito de Sokhranovka, en el sur de Rusia. Ucrania acusó a los separatistas apoyados por Rusia de desviar los suministros.

Si el corte de suministro persiste, sería el impacto más directo hasta ahora en los mercados energéticos europeos de la guerra que el Kremlin califica de “operación militar especial”.

Además del este, Rusia se ha apoderado de una franja del sur de Ucrania, donde Kiev y sus aliados occidentales afirman que Moscú pretende organizar un falso referéndum de independencia o anexión para hacer permanente su ocupación.

El Kremlin dijo estas mañana que los residentes que viven en la región de Jersón, ocupada por Rusia, pueden decidir si quieren unirse a Rusia, pero cualquier decisión debe tener una base legal clara. Anteriormente, la agencia de noticias TASS citó a un funcionario de la administración controlada por Rusia diciendo que la región planeaba pedir al presidente, Vladimir Putin, que la incorporara a Rusia.

Las fuerzas rusas también han seguido bombardeando la planta siderúrgica de Azovstal, en el puerto meridional de Mariúpol, último bastión de los defensores ucranianos en una ciudad ahora casi completamente controlada por Rusia tras más de dos meses de asedio.

El Estado Mayor ucraniano dijo que Moscú estaba intentando capturar la acería. El Regimiento Azov, refugiado en su interior, dijo que Rusia estaba bombardeando desde el aire y tratando de asaltarla.

“Azovstal vuelve a arder tras los bombardeos. Si hay un infierno en la tierra, está allí”, escribió Petro Andryushchenko, asesor del alcalde de Mariúpol, Vadym Boichenko, que ha abandonado la ciudad.

Kiev afirma que es probable que decenas de miles de personas hayan muerto en Mariúpol. Las autoridades ucranianas afirman que entre 150.000 y 170.000 de los 400.000 habitantes de la ciudad siguen viviendo allí entre las ruinas ocupadas por Rusia.

“Sin medicinas y atención médica, sin el restablecimiento del suministro de agua y sin un alcantarillado adecuado en la ciudad, se producirán epidemias”, dijo el alcalde. “Hoy en día, la mayoría de la población actual es anciana y enferma. Sin condiciones adecuadas, la mortalidad entre los grupos vulnerables aumentará exponencialmente”.

Con información de Reuters.

Te puede interesar: UE apoya suerte de plan ‘Marshall’ para reconstruir Ucrania

 

Siguientes artículos

Consejo Rusia Ucrania EU Fed riesgo financiero
UE apoya suerte de plan ‘Marshall’ para reconstruir Ucrania
Por

Werner Hoyer, presidente del Banco Europeo de Inversiones, declaró la necesidad de hallar un plan tipo 'Marshall' para r...