La próxima semana miembros de un comité del Parlamento europeo así como de la oficina de la canciller Angela Merkel sostendrán conversaciones en Washington, a fin de explorar posibles soluciones sobre las supuestas irrupciones a las comunicaciones de las regiones.

 

Reuters

BRUSELAS  – Legisladores de la Unión Europea (UE) buscarán la semana próxima en Washington explicaciones sobre las supuestas actividades de espionaje de Estados Unidos a ciudadanos y gobernantes del bloque regional, incluida la canciller alemana, Angela Merkel.

Miembros del Comité de Libertades Civiles del Parlamento europeo viajarán el lunes para mantener conversaciones y explorar «posibles soluciones legales para los ciudadanos de la UE» afectados por la supuesta vigilancia de Washington, señaló el comité el viernes en un comunicado.

Berlín también enviará una delegación aparte a Estados Unidos, con personal de la oficina de Merkel y funcionarios de inteligencia de alto rango, para mantener conversaciones, dijo un portavoz del Gobierno alemán.

Ambas iniciativas responden a informes difundidos esta semana que indican que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por su sigla en inglés) habría accedido a decenas de miles de comunicaciones telefónicas francesas e intervenido el teléfono celular de Merkel.

También se han conocido reportes sobre una supuesta vigilancia de Estados Unidos a Italia y España.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, anunció que la administración convocará al embajador estadounidense en Madrid para pedirle que aclare reportes de medios que señalan que la NSA también interceptó las comunicaciones de políticos y funcionarios del país europeo.

 

No solo disculpas

Las revelaciones han generado una fuerte condena por parte de los líderes de la UE reunidos en una cumbre en Bruselas. Merkel le reclamó que Estados Unidos firme un acuerdo de «no espionaje» con Alemania y Francia para fin de año, en línea con pactos similares que mantiene con Gran Bretaña y otros países.

El Parlamento europeo ya ha iniciado una investigación sobre el impacto para Europa de las filtraciones del ex contratista de la NSA Edward Snowden, y ha impulsado una serie de normas de protección de datos más rígidas, junto con la suspensión de un importante acuerdo transatlántico para compartir información.

Merkel dijo en Bruselas que el supuesto espionaje contra dos de los aliados más cercanos de Washington, Alemania y Francia, debía detenerse y agregó que quería acciones y no sólo palabras de disculpas de parte del presidente Barack Obama.

El Parlamento europeo, con 766 miembros directamente elegidos entre los 28 estados miembros de la UE, votó esta semana a favor de un paquete de enmiendas legislativas que fortalecerían las normativas de protección de datos del bloque, que datan de 1995.

Las normas restringirían el modo en que los datos recolectados por firmas como Facebook, Yahoo! y Google en Europa son compartidos con países no europeos, e impondrían multas de 100 millones de euros (138 millones de dólares) o más a quienes las incumplan.

Ante el temor de que aumente el costo de compartir datos en Europa si esas reglas se aprueban, las principales compañías tecnológicas y el Gobierno de Estados Unidos han presionado fuertemente contra las propuestas, mientras quienes las respaldan esperan que se conviertan en ley en 2015.

 

Siguientes artículos

Siete imperdibles del festival DocsDF
Por

Durante los 10 días que durará el Festival Internacional de Cine Documental de la Ciudad de México se proyectarán 140 ci...