Por Juana Ramírez*

Es innegable el boom de innovación que en los últimos años detonó el ecosistema emprendedor de México y Latinoamérica. Como si se tratara de una reacción en cadena, cada semana conocemos en los medios de comunicación a las “nuevas promesas del emprendimiento”, sin importar si éstas habían madurado o no.

Bajo esta tendencia nacieron infinidad de startups. Muchas de ellas murieron el primer año, mientras que otras crecieron para después fracasar debido a distintas causas, desde la imposibilidad de validar su modelo, errores en el plan estratégico, desconocimiento del mercado, hasta la falta de fondos o manejos indebidos.

Cuando estas empresas que ayer fueron promesas hoy son señaladas por malos manejos, inevitablemente se genera un duro golpe que no solo los afecta a ellos, sino a la confianza de todo el ecosistema emprendedor.

PUBLICIDAD

Al igual que con los deportistas de alto rendimiento, es importante que a los emprendedores se les brinde acompañamiento para desarrollar los skills y las herramientas necesarias que los preparen para madurar sus proyectos y afrontar responsablemente la “gloria mediática” de la que naturalmente se verán favorecidos.

 Más sabe el diablo por viejo

Un mal manejo hoy, puede ser un grave error a largo plazo. En este sentido, la mentoría por parte de expertos es una de las principales herramientas de las que los emprendedores deben valerse para contar con el olfato de terceros que les ayude a evitar los fracasos y afrontar responsablemente los tiempos de vacas gordas.

En mi experiencia como mentora, considero que uno de los principales errores de los emprendedores radica en su poca capacidad para escuchar la crítica. Es normal que defendamos nuestros proyectos, pero la apertura para recibir consejos podría hacernos la vida más sencilla a todos.

El éxito, así como el fracaso no son más que un momento natural en el ciclo de vida de una empresa. El acompañamiento por parte de una voz de conciencia es fundamental para mejorar, madurar y hacer sostenible nuestros negocios. Los Consejos Consultivos o de Administración (dependiendo de la etapa de la empresa), suelen cumplir muy bien con esa misión.

Cinco recomendaciones para los emprendedores

  1. Busca apoyo. Hoy hay muchas organizaciones que te pueden ayudar.
  2. Evita tomar decisiones solo. Crea un Consejo Consultivo.
  3. Escucha activamente. Curiosidad y humildad serán indispensables.
  4. Mantén los pies en la tierra, que no te encandile la luz de los reflectores.
  5. Si algo no puede ser contado… seguramente se trata de un error. ¡Cuidado!

Los emprendedores debemos trabajar unidos para seguir generando confianza y continuar abonando a la construcción de un mejor país. Cualquiera que se llame emprendedor debe saber que representa a un ecosistema mayor que durante años ha trabajado por abrirse puertas con clientes, aliados, autoridades, y fondos de inversión, entre otros.

El enfoque disruptivo y eficiente de muchas startups cambia inevitablemente las reglas de juego en los mercados en los que participan, por ello están permanentemente expuestos ataques y sabotajes propiciados por quienes ven amenazados sus intereses. Para estar siempre abiertos a responder de manera frontal y transparente, es imprescindible una gestión impecable de nuestras empresas.

 *Emprendedora. Miembro del Consejo Directivo de la ASEM y Fundadora de Grupo SOHIN.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las cinco claves en la comunicación estratégica
Por

Los nuevos retos organizacionales, de cara a los constantes cambios que atraviesan las diferentes industrias, han exigid...