Si sientes ardor, como vacío, como si quisieras comer pero comes y te duele peor, o de plano ni te da hambre porque hay hasta náuseas asociadas a ese malestar, puedes tener gastritis.

 

Hay de dolores de estómago, a dolores de estómago. Y generalmente identificamos fácilmente qué lo provocó. Si te pasaste en la comida de ayer, y comiste mole de olla, un taco de carnitas, una cervecita y para acabar una rebanada de pastel de chocolate, es muy probable que al otro día te sientas un poco mal, como decían las abuelitas, empachado. Este malestar normalmente se quita con que te moderes en los alimentos y regreses a tu dieta normal.

Sin embargo, hay otras veces en que el dolor puede ser diferente. Y algunas veces no es dolor… es como ardor, como vacío… como si quisieras comer pero comes y te duele peor. O de plano ni te da hambre, porque hay hasta náuseas asociadas a ese malestar. Y a veces, este malestar puede ser de varios días, y aunque comas bien, o no, ahí sigue. A algunos, los despierta en la noche, a otros,  no los deja en paz durante el día.

PUBLICIDAD

Y pasa que por quitarte el dolor, te tomas un analgésico, y entonces, éste empeora y no se va y sientes que te están quemando el estómago. ¿Has sentido eso alguna vez?

Esto que te describo, puede ser el cuadro de una gastritis.

Gastritis significa inflamación de la mucosa gástrica, o sea,  del estómago. Como cualquier inflamación en cualquier tejido, duele. Y da los otros síntomas que te mencioné. De hecho puede tener muchos síntomas y ser realmente molesta, porque a veces no puedes definir si duele o arde o si se quita o empeora con la comida.

La gastritis puede tener muchas causas, una de ellas, la principal, es la toma continua de antiinflamatorios no esteroideos (ácido acetilsalicílico, diclofenaco, naproxeno). Esto es frecuente, porque, ¿a poco no de repente si duele la cabeza te tomas un par de aspirinas? O si tuviste una lesión en la bici, un diclofenaco. Y luego, pasa que no te tomas solo un par, sino que se vuelve algo frecuente y entonces, se lastima la mucosa de tu estómago.

Otra causa  frecuente de la gastritis es la ingesta de alcohol. Y no necesariamente que tomes mucha cantidad, a veces, el que sea de manera frecuente y en poca cantidad, puede provocar síntomas de esta enfermedad. Existen otras causas, como medicamentos para la inflamación más “potentes” o  radiaciones. Pero no son las más comunes.

La gastritis aguda, que es la que te describo, muchas veces se quita sola, si eliminas el agente que la provocó (las medicinas o el alcohol), y si cuidas la alimentación. Otras veces, requiere de tratamientos con medicamentos que “neutralizan” el ambiente gástrico y evitan la que siga la erosión de la mucosa. Normalmente, mejora en pocas semanas.

Hay casos en que la gastritis se vuelve crónica, es decir que ya no se cura fácilmente con tratamiento médico. La mayoría de los casos de gastritis crónica es causada por una bacteria, llamada Helicobacter Pylori,  y provoca que la erosión no se cure.

Para poder identificar a esta bacteria, lo mejor es que se haga una endoscopía  y una biopsia (se toma un pedacito de la mucosa). Así, se puede determinar con seguridad si la infección por esta bacteria es la que está causando los síntomas.

De ser así, el médico indicará un tratamiento para eliminar a esta bacteria y que la sintomatología mejore.

En ambos casos, es importante poner atención a los síntomas, procura no automedicarte  y evitar el alcohol de manera frecuente o en grandes cantidades.  Y si te ocurriera que estás sintiendo constantemente “un vacío en el estómago” y no es por nervios, mejor acude al doctor para que te revise y te dé un tratamiento correcto.

Contacto:
Twitter: @marsimar
Email: [email protected]

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Digitalizando a México
Por

He encontrado una reticencia natural en los funcionarios de gobierno, primero, por la inseguridad que les genera el conc...