A diferencia del resto de la comedia en general, esta cinta de Paul Feig protagonizada por Melissa McCarthy, pone a la mujer al centro como un personaje lleno de recursos.

 

PUBLICIDAD

Desde Damas en guerra (Bridesmaids, 2011), el realizador Paul Feig empezó a hacer comedia centrada en mujeres. Señoritas competentes en sus trabajos y con algunas fallas en su comportamiento social, adorables por lo mismo, ocupan los papeles protagónicos. Como la Annie de Kristen Wiig o la pareja conformada por Sandra Bullock y Melissa McCarthy en Chicas armadas y peligrosas (The Heat, 2013). Así, Spy: una espía despistada (Spy, 2015) continúa sobre esa tendencia.

Susan Cooper (Melissa McCarthy) es una agente de la CIA, aunque nunca trabajó fuera de una oficina, sus labores diarias consisten en ser los ojos y oídos del espía más sexy del planeta –según ella, claro–, Bradley Fine (Jude Law). Juntos son imparables, sin embargo él cae en una trampa y muere, revelando una larga conspiración para asesinar a todos los espías de la agencia. Sin nadie más a quién recurrir, la CIA enviará a Susan en una misión para descubrir a la persona detrás de las amenazas y detener la venta de un arma nuclear.

A diferencia de muchas parodias, o comedias en general, donde la comicidad nace de ver a una persona común/corriente en situaciones extraordinarias de las que no tiene el mínimo control y aún así sale avante –el cine de Buster Keaton, por ejemplo–, en Una espía despistada nuestra protagonista es una mujer llena de recursos. De hecho es mejor que los hombres para hacer su trabajo, repetidamente lo remarca la presencia de Rick Ford (Jason Statham pasando un buen rato), quién como buen macho siempre busca el plan más complicado o la solución física para salir adelante.

En las comedias de Paul Feig los hombres son relegados a un papel secundario, convertidos en un fin utilitario o narrativo. Por eso la fuerza de sus películas recae en el desempeño de Melissa McCarthy, ella es la razón por la que todo funciona. Su actuación expande registros conforme la película avanza, es genuinamente adorable y empática.

Feig y McCarthy apenas están calentando motores.

 

Contacto:
Twitter: @pazespa
Tumblr: pazespa
Página web: Butacaancha.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

#CocinaCentral: el maridaje sonoro del AMF
Por

Quien sabe que la música y la Buena comida son atinadamente complementarias no debe perderse por nada del mundo esta exp...