Por Thelma López

El turismo de bienestar o wellness es la nueva apuesta del gobierno y empresas como Love Thy Nature, la cual creó un paseo en el que los turistas hacen un recorrido por el Pacífico Central del país, que incluye sesiones de yoga, senderismo y visitas a la playa, con la finalidad de relajarse y mejorar la salud.

A pesar de que desde hace tiempo el país ofrece este tipo de actividades, fue hasta hace aproximadamente ocho años cuando la inversión privada y el sector público comenzaron a desarrollar con una perspectiva comercial este subnicho. Y no es para menos, pues a nivel mundial creció 6.5% de 2015 a 2017, hasta alcanzar 639.4 billones de dólares, de acuerdo con cifras del Global Wellness Institute.

El Instituto Costarricense de Turismo (ICT) estima que 45% de los turistas que visitaron la nación en 2017 buscaron actividades de bienestar, como aguas termales, tratamientos terapéuticos alternativos y yoga, sin grandes esfuerzos de promoción, dice Melissa Tencio, encargada de turismo de bienestar del ICT.

PUBLICIDAD

Además de crear un nuevo nicho, la cadena de comercialización del turismo wellness es más rentable que el turismo médico, ya que permite el encadenamiento con otras actividades de aventura, afirma Tencio.

Puedes leer:  Deseo 2019: Invertir en la salud del colaborador

Pero a pesar de su potencial, algunos factores frenan su crecimiento como el poco interés del gremio en general, lo que posiblemente se deba a la falta de conocimiento, explica Laura Barrantes, presidenta de la Asociación de Turismo de Bienestar.

Además, el país no cuenta con capacitación suficiente, regulación, ni certificaciones de nivel para destacar los productos de bienestar y tiene pocos profesionales especializados, puntualiza Barrantes. Por eso, aunque los servicios existen, son pocos y están enfocados en nichos más desarrollados como yoga y las terapias alternativas.

Para incentivar al sector y promover la innovación en el desarrollo de productos, el ICT implementó un plan de cuatro pilares: capacitación, normativa, sensibilización y promoción: “Queremos capacitar antes de hacer promociones masivas”, dice Tencio.

En términos de normativa, se trabaja en regular a las empresas que no se encuentran en el radar del gobierno, y se espera contar con una norma ISO en los próximos cinco años.

El último punto es la búsqueda de nuevos nichos que vayan más allá de yoga, como terapias forestales y el termalismo. Costa Rica cuenta, tan sólo en la zona de La Fortuna, al norte del país, con 14 fuentes termomedicinales en 50 km2, razón por la cual existe ya una iniciativa para posicionar a La Fortuna como la primera ciudad termal de Centroamérica.

 

Siguientes artículos

¿Cómo la crisis entre el Gobierno de Jimmy Morales y la Cicig puede afectar la economía?
Por

La decisión del presidente Jimmy Morales de poner fin al acuerdo con la Cicig afecta la imagen de Guatemala ante inversi...