Por Eugenio Gómez Alatorre y Karla Cuilty Esquivel

La mujer se ha desarrollado cada vez más dentro del ámbito de la dirección de empresas. Estudios del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección (CIMAD) establecen que 18% de los puestos de alta dirección son liderados por mujeres, asimismo 36% de mujeres se integran en mandos gerenciales, mientras que 7% de los asientos disponibles en los consejos de administración de las empresas que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) están ocupados por mujeres.

Estas investigaciones se han podido realizar gracias a un grupo de mujeres quienes en octubre de 2007 se perfeccionaban en el Instituto Panamericano de Alta Dirección Empresarial (IPADE) e impulsaron la formación, conjuntamente con el IPADE, de un Centro que investigara y difundiera esquemas para potenciar el desarrollo humano y profesional de la directiva y empresaria. El 19 de noviembre de 2008 ante empresarias y ejecutivas fue el lanzamiento del “Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección”, creando una alta expectativa tanto para las mujeres como para las empresas. En el libro “La nueva era de los negocios: mujeres rumbo a la alta dirección”, se menciona que el CIMAD fue “un sueño que empezó en 2007 con un grupo de mujeres apasionadas que buscaban exaltar la equidad desde su alma máter, el Instituto Panamericano de Alta Dirección (IPADE)”.

El CIMAD surge por una sencilla observación: el talento femenino no estaba siendo aprovechado plenamente en la alta dirección mexicana, faltaban mujeres que se integraran en este nivel y que brindaran sus habilidades y capacidades, generaran nuevos productos, nuevas formas de comercialización, en fin, que desarrollaran el país desde una nueva perspectiva. Además, según Martha Rivera Pesquera, profesora del IPADE y fundadora del Centro, “el CIMAD siempre ha tenido como objetivo ser un centro de investigación interdisciplinario y de impacto internacional”, así que se vinculó con Catalyst, YSC Consulting, IESE, IAE, entre otros, para incrementar su potencial de investigación.

PUBLICIDAD

Desde su lanzamiento el CIMAD ha investigado desde diferentes aproximaciones, los retos que enfrentan las empresas y las mujeres para la promoción y permanencia del talento femenino en la alta dirección. Se han estudiado las formas en cómo las mujeres “acomodan” su vida profesional con la familiar y personal lo que ha permitido conocer como compatibilizan distintos ámbitos, brindando esta información a otras mujeres quienes los replican o modifican, según sus necesidades. Otra labor que destaca es la investigación empresarial y organizacional, en donde se ha trabajado con más de 15 empresas sobre las culturas y prácticas para incentivar que el talento femenino se incluya y trascienda.      .

Hasta el momento se han publicado 6 libros y se ha colaborado en otros 2 más, cada uno de ellos ha sido la culminación de una serie de esfuerzos enfocados hacia develar realidades y oportunidades, así como desafíos y retos para mujeres y empresas. También se han escrito más de 45 documentos entre casos de estudio, notas técnicas y artículos, que han permitido conocer las transformaciones en el ámbito laboral para integrar a la mujer, así como los retos y las soluciones que se han gestado para mantener los ámbitos familiares y personales en equilibrio. Se han realizado 5 seminarios internacionales donde se abordaron temas como: la importancia del liderazgo, las empresas familiarmente responsables, las variables de éxito para armonizar la vida profesional y familiar, las habilidades y capacidades que se requieren en las mujeres para llegar a la alta dirección, entre otros,  que han fomentado el perfeccionamiento de la mujer y la difusión del conocimiento de las empresas, las modificaciones en su cultura organizacional, así como las formas para fomentar la integración de la mujer en la alta dirección.

Hace 10 años se conocía poco de la situación de la mujer y la alta dirección en México. Hoy celebramos una década de avanzar en el estudio de la aportación de la mujer en el más alto nivel de responsabilidad de las organizaciones de México. Hemos ampliado nuestro conocimiento, aunque todavía queda mucho por comprender. La situación de la mujer ha evolucionado y también debe hacerlo la investigación que desarrollamos. En el CIMAD queremos profundizar en nuestra comprensión de la fundamentación antropológica y ética de la mujer y en su impacto en el mundo empresarial, social y familiar. En el CIMAD queremos aprovechar este festejo como una oportunidad para revigorizarnos y enfocar nuestra labor en poner sobre la mesa propuestas concretas para el desarrollo integral de la mujer desde una perspectiva humanista.

*Eugenio Gómez Alatorre es Director del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE.

**Karla Cuilty Esquivel es Investigadora Senior del Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección del IPADE.

 

 

Siguientes artículos

Con esta iniciativa PepsiCo empodera a las mujeres latinoamericanas
Por

Las mujeres son parte esencial de la economía de los países de Latinoamérica, ya que 33% de ellas son cabeza de familia...