Las tiendas de retail que incorporen los últimos avances tecnológicos garantizarán nuevas experiencias de compra.

 

 

Ir de compras, especialmente para las mujeres, es un placer, y lo será aún más con la gran experiencia que prometen las tiendas del futuro. Estamos presenciando la evolución de los comercios minoristas, que están pasando de ser lugares para realizar una simple transacción a convertirse en toda una vivencia.

PUBLICIDAD

Al igual que otros sectores, el retail se enfrenta a una base de clientes cada vez más exigente, informada y equipada con diversos dispositivos móviles para efectuar compras, comparar precios, revisar disponibilidad de los productos o buscar información detallada sobre lo más conveniente para sus intereses de consumo.

Sin duda, este panorama exige a las empresas comerciales o minoristas una modernización en su estructura y operación que permita conocer más sobre las nuevas necesidades comerciales, la manera como proporcionar un mejor servicio a través de la tecnología y la forma más conveniente de integrar una exitosa estrategia de conectividad que responda a los objetivos del negocio, entre las que destaca una nueva experiencia de compra.

La tienda del futuro que vislumbra la firma de consultoría Deloitte deberá enfocarse en una atención interactiva con sus clientes, en un trato personalizado y en intercambio multicanal, pues en la medida que tecnología y el mundo digital le siguen dando el poder a los consumidores, las marcas tendrán que estar más a su alcance; y quienes no lo hagan se perderán la oportunidad de interactuar en un terrero uno a uno.

Desde el punto de vista tecnológico, hace algunos años ya se hablaba de las promesas de las tiendas del futuro: el cliente entrará en la tienda y será identificado por un lector biométrico o de tarjeta, un carrito de compras inteligente le estará esperando, y llegarán mensajes con promociones interesantes directamente al dispositivo móvil del consumidor. Al salir no tendrá que esperar largas filas porque su compra se cargará en su cuenta al atravesar un escáner.

De regreso a nuestra realidad observamos que esta evolución tecnológica en los comercios minoristas en México aún es incipiente. Desafortunadamente, en las grandes cadenas de retail en nuestro país aún no es posible encontrar, por lo menos, cajas de autocobro, como es el caso en Estados Unidos, donde cada vez más son de uso común y se obtiene con ello una grata experiencia de compra.

Si las tiendas de retail no quieren que el futuro las alcance deberán tomar cartas en el asunto y empezar a actuar para no quedarse rezagadas en esta materia; asimismo podrían aprovechar los hábitos de compra de consumidores cada vez más tecnificados, a fin de lograr clientes satisfechos.

 

Por una experiencia de compra inolvidable

En épocas anteriores, el servicio al cliente se definía por música agradable y un trato cortés; ahora la tecnología ofrecerá una nueva experiencia en la próxima generación de los minoristas tradicionales.

Las tiendas del futuro lograrán diferenciarse con respecto de su competencia aprovechando los adelantos tecnológicos que les permitan brindar el mejor servicio al cliente; por ejemplo, podrían contar con carritos inteligentes, que incorporan en el manubrio una pantalla táctil con una ranura a un costado para deslizar una tarjeta de identificación que permite obtener los datos personales del cliente.

También a través de este panel, el consumidor visualizará los productos que está comprando, su precio y sus características; de igual manera accederá a las listas de compras anteriores. Además incluirá un mapa de la tienda para localizar los diversos productos sin perder tiempo, entre muchas otras aplicaciones. En resumen, este carrito recopila toda la información sobre los hábitos de compra del cliente.

Los anaqueles podrán estar equipados con dispositivos programados para rastrear productos con etiquetas electrónicas, que también indicarán a los empleados cuando se haya agotado un producto o haya sido puesto en un lugar equivocado. Incluso se puede conocer la fecha de caducidad de los productos y hasta el momento en que ingresaron a la tienda. Además se puede prevenir el robo, pues la señal de los bienes que se toman queda registrada en un tablero de control.

La disponibilidad de redes Wi-Fi conforman una puerta de entrada para los consumidores y los gerentes de las tiendas en esta nueva era. Los minoristas podrán ofrecer la posibilidad de pagos móviles o en línea, además de habilitar un canal de comunicación uno a uno, entre ellos y sus clientes, siguiendo sus preferencias y enviando información personalizada.

Estas redes inalámbricas permitirán al equipo de vendedores del establecimiento conectar sus dispositivos móviles a la red desde cualquier punto de la tienda y conseguir información que les permitirá asegurar el cierre de la venta. Adicionalmente, al adoptar tecnología móvil se puede agilizar el back end para el manejo en bodega e incluso el reabastecimiento de producto en los estantes.

Más allá del tema de la infraestructura de red, las tecnologías de presencia y ubicación y los motores de análisis permiten conocer el comportamiento del consumidor. Esa información y análisis se puede generar en tiempo real, proporcionando, así, ventajas para la tienda al ser combinadas con otros programas, tales como programas de lealtad de clientes, para adaptar la oferta a ese cliente en ese momento. También podrá recibir cupones o promociones en su smartphone o tablet.

Las opciones de pago continuarán ampliándose de billeteras móviles a programas de pago de marca específica. Esta ampliación incrementará la necesidad de contar con puntos de venta (POS) móviles y vendedores que puedan interactuar con los clientes, brindándoles distintas opciones de pago y ahorrando el tiempo de los compradores al evitar filas para el pago de sus productos. Incluso, el cliente podrá pagar con tan sólo poner un dedo en los escáneres de huellas dactilares.

A esta ola de tecnologías se sumarán kioscos interactivos ubicados convenientemente en la tienda que permitirán a los clientes ubicar productos, y ofrecerán información sobre recetas y consejos. También docenas de pantallas podrían presentar publicidad adecuada a cualquier hora del día y al tipo de cliente que esté pasando por el lugar.

Las tendencias reflejan que el uso de la tecnología es un factor importante que los retailers deben empezar a implementar en sus negocios para hacerlos más exitosos y rentables, y, lo más importante, para reconectarse con los consumidores. La seguridad seguirá siendo un tema sumamente relevante y deberá ser considerado desde todos sus ángulos a fin de garantizar una experiencia de compra inolvidable.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Los 50 Mejores Restaurantes de América Latina
Por

Lima (Perú) será el escenario de la gala de presentación de la lista de Los 50 Mejores Restaurantes de América Latina 20...