De Mar a Mar es una idea original de Alejandra Soto y Erik Villuendas, una pareja de emprendedores que se atrevieron a inventar en el DF un rincón soñado donde comer bien, respirar a mar y disfrutar de los amigos.

 

 

Bajando desde avenida Paseo de la Reforma por la calle Niza hacia la zona Roma, me encuentro con una pequeña esquina vestida de blanco y azul turquesa. Parecía una casita de pescadores y, además, de su interior salía un agradable olor a mar. Me había topado de frente con el restaurante De Mar a Mar, un rincón para los amantes de este género, que sin apenas hacer ruido se ha convertido en uno de los espacios más solicitados por ejecutivos, lugareños y turistas que se alojan en la zona. Se ve que el boca a boca es la mejor promoción para cualquier lugar.

PUBLICIDAD

El interior De Mar a Mar no decepciona. Sostiene con gracia la sensación de estar entrando en el salón de algún marinero con buen gusto. Un pequeño salón diáfano de madera nos recibe en los mismos tonos de su fachada, con cuadros y lámparas que visten un decorado que bien podría haber sido trazado a mano. Nada más entrar vemos una barra con sillas altas para tomar un coctel (los tienen, y muy buenos), comer algo o esperar a que nos sienten a la mesa, una de las pocas que componen el escenario (muy al estilo nórdico), diseñado por Rodolfo Fuentes. El telón de fondo es la misma cocina a la vista, de donde salen los humos de sus valiosos fondos de pescado. Por último, no dejen de visitar el aseo y apreciar los coquetos detalles que lo dotan de un punto romántico.

De Mar a Mar

Una vez te plantas en la mesa, la opción es claramente marinera. La oferta que hace Miguel Ángel Cortés –asesorado por Eduardo García, a quien recordamos por ser el propietario de otro de mis favoritos, Maximo Bistrot– es refrescante y no excesiva. Siempre desconfío de las cartas demasiado largas que dicen ofrecer producto de mercado. ¡Mentira!

Las tostas de atún con aguacate picantitas son de extrema calidad, como lo son sus tortillas, esponjosas y saltarinas. Los mejillones, bien hermosotes con una salsa de mantequilla y nata, piden a gritos una cuchara para no dejar ni una gota. A cucharadas o a sorbitos, puedes tomar un arroz caldoso con piezas de concha como almejas o mejillón, pero también algo de gamba y pescado, aunque lo que realmente hace el plato es su fondo, un fumé concentrado que imagino dejan cocer a fuego lento con las partes de los pescados y mariscos que no utilizan. ¡Soberbio! El pescado del día, este día róbalo, te lo preparan al gusto, pero lo importante es el punto y la textura de ese róbalo que parece sacado del mar hace apenas unos minutos.

Ensalada de ceviche

Ensalada de ceviche

El precio medio, teniendo en mente la calidad del producto y la medida de las raciones (correctas), es oportuno. Una buena comida con un par de cervezas o copas de vino puede colocar tu cuenta en torno de los 400 pesos por cabeza. Recomiendo ir acompañado para poder compartir los entrantes.

Si todavía no lo conoces, tienes la oportunidad de hacerlo cualquier día, pero ¡ojo!, los domingos cierran a las seis de la tarde… No pienses en ir después del cine. Ideal al mediodía por negocios y por la noche en pareja… Seguro que Asauth Bazán te atenderá como mereces.

De Mar a Mar

 

Dónde…

Niza 13, esquina Oslo,
en la colonia Juárez
Tel. 5207 5730

Contacto:

Facebook: Maria Forcada

Página web: Revista Strogonoff

Twitter: @rstrogonoff

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Por amor al mezcal
Por

Sabrá Dios cumple dos años, y con el pretexto de su segundo aniversario vale la pena conocer qué es lo que hay detrás de...