La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) estableció dos mesas de atención para que los alumnos puedan expresar opiniones y sugerencias sobre temas de seguridad y violencia de género.

En la gaceta UNAM, la institución detalla que la mesa de atención en asuntos de seguridad se encargará de recabar todas las opiniones y sugerencias acerca de cómo mejorar la seguridad en sitios específicos y en el conjunto de la vida universitaria, de procesarlas y de remitirlas a la secretaría general de la universidad y –por ese conducto- a la comisión de seguridad del consejo universitario, para su pronta consideración.

La mesa sobre violencia de género se encargará de recabar todas las opiniones y sugerencias acerca de cómo mejorar la seguridad en especial de las mujeres en sitios específicos y en el conjunto de la vida universitaria y remitirlas a la secretaría general de la universidad y la comisión de género del consejo universitario.

Las mesas están integradas por académicas y académicos de la UNAM que a lo largo de los años han mostrado conocimiento e interés sobre las problemáticas de la universidad.

PUBLICIDAD

Los integrantes de la mesa de atención en asuntos de género son: Luisa Puig, Estela Roselló, Abril Alzaga, Sandra Lorenzano, Lucía Raphael, Ignacio Díaz de la Serna y José Luis Palacio.

La mesa de atención en asuntos de seguridad está conformada por: Georgette José, Dante Morán, Marcia Hiriart, Alicia Girón, Gonzalo Guerrero, Miguel Alejandro López y Herlinda Montiel.

La información y opiniones de los alumnos comenzó a recabarse desde el mediodía de del martes 18 de septiembre.

Quienes tengan inquietudes, pueden remitirlas a través de los siguientes correos electrónicos: [email protected], y [email protected]

Los antecedentes

El lunes 3 de septiembre, alumnos del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) Azcapotzalco fueron agredidos por un grupo de supuestos estudiantes durante un mitin pacífico frente a la Torre de Rectoría en Ciudad Universitaria.

Al menos 13 estudiantes resultaron heridos y tres fueron hospitalizados. Aunque el personal de auxilio UNAM observó el conflicto, no hubo intervención por parte de las autoridades.

Ante la violencia de los presuntos “porros”, 32 planteles, entre facultades y escuelas, determinaron un paro de actividades académicas de 48 horas. La mañana del martes, los alumnos formaron barricadas en CU y realizaron Asambleas Estudiantiles para exigir mayores condiciones de seguridad en las facilidades de la institución.

Enrique Graue Wiechers, rector de la UNAM, anunció la expulsión de 18 individuos inscritos que participaron en la agresión y aseguró que “es necesaria una acción definitiva que erradique para siempre estas oscuras y cobardes agresiones.”

A mediados de septiembre, más de 1,500 alumnos realizaron una manifestación pacífica para exigir seguridad en la máxima casa de estudios.

Esta no es la primera vez que la UNAM pone en marcha esfuerzos para frenar la violencia, en mayo de 2017 firmó un convenio con el Consejo Ciudadano de la Ciudad de México para que de manera conjunta se erradique la violencia en la institución.

Esto ocurrió luego del asesinato de Lesvy Berlín Osorio Martínez, quien fue encontrada sin vida en los jardines de la Facultad de Ingeniería y atada a una caseta de teléfono público así como el hallazgo de un cuerpo sin vida de un hombre en los terrenos de La Cantera, predio administrado por el Club Pumas.

 

Siguientes artículos

Pymes, las más activas para cerrar la brecha de género
Por

Mientras que en las medianas empresas el margen es de 22%, en las pequeñas hay sólo una diferencia en la brecha de géner...