La decisión del juez de distrito implica que la compañía empezará una etapa de conciliación con sus acreedores.

 

 

El Juez Quinto de Distrito en Mexicali, Baja California, Jorge Alberto Garza Chávez, declaró el concurso mercantil con el plan de reestructura de Urbi y 15 de sus subsidiarias.

PUBLICIDAD

En un comunicado, la empresa detalla que en conjunto con sus acreedores designaron a licenciado Federico Gabriel Lucio Decanini como conciliador, quien es especialista del Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles.

La Compañía y el grupo de acreedores que apoyan el plan de reestructura acordaron un plan de negocios para el periodo 2015-2020.

El plan cuenta con cuatro línea de acción:

  1. La adecuación de los productos y servicios de la empresa a la realidad actual del mercado.
  2. El fortalecimiento de las capacidades operativas de la organización.
  3. El aprovechamiento de la experiencia de la compañía
  4. La estructura del plan de reestructura financiera que busca ser sólido y viable.

“La Compañía considera que su plan de negocios se encuentra alineado a la Política Nacional de Vivienda que ha establecido las condiciones para lograr un crecimiento sostenido de la industria en los próximos años, promoviendo el desarrollo de comunidades sustentables que generen calidad de vida”, señala la firma, que continuará operando en las plazas en donde tiene presencia, ahora bajo las normas de la Ley de Concursos Mercantiles.

Esto quiere decir que Urbi mantendrá vigentes las relaciones con sus trabajadores, proveedores, acreedores, instituciones de vivienda, entidades gubernamentales federales, estatales y municipales, así como con el público inversionista.

A finales de 2014, Urbi informó que sus acreedores le reclaman alrededor de 40,000 millones de pesos (mdp) (unos 2,832 millones de dólares), pero una fuente cercana a las negociaciones dijo que la empresa busca reestructurar unos 33,000 mdp.

El plan de reestructura acordado contempla la emisión de nuevas acciones representativas del 97.5% del capital de la compañía, que en su mayoría serían intercambiadas por deuda, así como bonos con plazos de 10 y cinco años.

Tras la reestructuración, los actuales accionistas se quedarían con 2.5% del capital de Urbi, los acreedores con 85% y el resto se reservará para un plan de incentivos.

 

Siguientes artículos

Hay que invertir en ‘rockstars’
Por

¿Invertir en personas?, ¿te serviría recibir una inversión así?¿Qué pasaría si personas con alto potencial, y que no tie...