Urbi llegó a un acuerdo preliminar con acreedores que poseen más del 50% de la deuda.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

La constructora mexicana de viviendas Urbi dijo el martes que solicitó la protección de la justicia mexicana para negociar la reestructuración de su abultada deuda a través de una capitalización, lo que dejaría una participación mayoritaria de la compañía en manos de sus acreedores.

Urbi, cuyas acciones están suspendidas desde hace más de un año, presentó una solicitud de “concurso mercantil” con un plan de reestructura previo que cuenta con el apoyo de un grupo de acreedores representando a más del 50% de su deuda, dijo la compañía en un comunicado.

La constructora señaló que sus acreedores le reclaman alrededor de 40,000 millones de pesos (mdp) (unos 2,832 millones de dólares), pero una fuente cercana a las negociaciones dijo que la empresa busca reestructurar unos 33,000 mdp.

El plan de reestructura contempla la emisión de nuevas acciones representativas del 97.5% del capital de la compañía, que en su mayoría serían intercambiadas por deuda, así como bonos con plazos de 10 y cinco años.

Tras la reestructuración, los actuales accionistas se quedarían con 2.5% del capital de Urbi, los acreedores con 85% y el resto se reservará para un plan de incentivos.

Urbi dijo que los acreedores que firmaron el plan de reestructura previo incluyen al Grupo Financiero Banorte, fondos de inversión o cuentas gestionadas o asesoradas por Prudential Real Estate Investors, Ashmore Investment Management Limited y BlueBay Asset Management LLP.

La constructora, al igual que sus principales rivales Geo y Homex, comenzó a incumplir el pago de su deuda el año pasado, por una caída de la demanda y grandes inversiones que redujeron fuertemente sus ingresos y afectaron su liquidez.

GEO y Homex ya están en concurso mercantil, un proceso que les permite seguir operando mientras negocian la reestructuración de sus deudas. Geo ha comenzado a recibir nuevos créditos de sus acreedores para reiniciar la edificación de casas.

Urbi agregó que el acuerdo de reestructuración contempla la reanudación de créditos puentes con sus principales acreedores y la aportación de recursos para financiar el plan de negocios de la compañía.

La constructora espera vender en los 12 meses siguientes al cierre del Concurso Mercantil unas 10,000 viviendas y comercializar más de 29,000 unidades en el año 2020.

 

 

Siguientes artículos

CEOs de EU, pesimistas frente a planes de gasto
Por

Sólo 3 de cada 10 presidentes ejecutivos dijeron que esperaba aumentar su gasto de capital en los próximos seis meses, p...