Un proyecto de origen español transforma la muerte en una oportunidad para que la vida continúe. Aquí la historia de las urnas que convierten tus cenizas en un árbol.

 

Gerard Moliné paseaba por el huerto de su abuela cuando halló un pájaro muerto. Ella actuó por instinto: en lugar de apartar al ave del suelo y depositar su cadáver en la basura, lo colocó dentro de un agujero  junto con algunas semillas.

Ese episodio marcó al diseñador de origen español y sirvió de inspiración para crear  en 1997 Urna Bios, un proyecto que transforma la muerte en una oportunidad para que la vida continúe.

“Es una transformación y un retorno a la vida por medio de la naturaleza”, dijo Roger Moliné, CEO del proyecto, en entrevista con Forbes México.

Urna Bios, que echó raíces en Barcelona,   ha llegado a más de 15,000 personas a nivel mundial, con más de 28 distribuidores en múltiples  territorios, como Estados Unidos y Europa.

El emprendimiento que pretende contribuir a la reforestación de ecosistemas naturales a través de la siembra de una semilla árbol,  surge en un escenario donde, según datos de la Organización de las Naciones Unidas,  más de 3,000 millones de personas a nivel global utilizan leña como combustible; unos 2,000 millones de personas dependen de los bosques para su subsistencia y los utilizan como fuente de ingresos y 750 millones de personas viven en ellos.

Además, el 17% de las emisiones de dióxido de carbono en el mundo  proviene  de la deforestación  y cambios en el uso de la tierra. Frente a este panorama,  Gerard y Roger Moliné econtraron la oportunidad de ayudar a los ecosistemas con una urna que desafía a las tradiciones funerarias.

 

¿Cómo funciona el modelo de negocio?

Urna Bios es un proyecto de Estudiomoline, ubicado en Barcelona Cataluña, con 15 años de operaciones. Dentro del estudio se encargan de los productos y experiencias del proyecto.

El diseño consiste en una urna biodegradable donde se depositan las cenizas de una persona en el primer nivel y se combinan con un poco de tierra. En el espacio superior se coloca tierra y una semilla de árbol. El recipiente debe plantarse a 5 centímetros del suelo y, una vez que la urna se disuelve,  las raíces de la semilla entran en contacto con las cenizas y forman parte de su subsuelo. Cypress, haya, gingko,  arce, roble, fresno y pino son las semillas a elegir.

“Por tanto, nuestro modelo de negocio era y sigue siendo claramente B2C (del negocio al cliente final). Esta conexión con la gente que usa el producto es muy importante”.

Existe un mercado potencial indefinido aunque fértil para Urna Bios, pues, según Moliné, va desde pequeñas empresas hasta jóvenes a quienes les atrae el concepto sustentable.

“Nos hemos sorprendido con perfiles de compradores que no habríamos ni imaginado. Desde tiendas de productos de diseño a floristerías que quieren ofrecer la Urna Bios porque creen que encaja en su cartera de productos. Personas que nos compran la Urna Bios porque la necesitan urgentemente, hasta jóvenes de 18 o 20 años a quienes simplemente les gusta la idea y el producto.”

Los Moliné actúan como productores, mayoristas y minoristas. Es decir, “hacemos llegar el producto a todos aquellos que crean que puede ser interesante, sin importar el lugar en que se encuentren”.

La distribución incluye países del continente americano como Estados Unidos, Canadá y México, además del continente europeo.

“Hoy estamos presentes en más de 20 países; esperamos seguir creciendo en los siguientes meses”, comentó Moliné.

Datos de la Asociación Necrológica Mexicana (Anemex) arrojan que en 2012 cuatro de cada nueve servicios funerarios que se prestaron en México fueron cremaciones. Este tipo de inhumación se ha convertido en una alternativa con ventajas sobre los entierros, pues incluso supone un impacto ambiental menor.  Un estudio del Non-profit Center for Natural Burial señala que 10 hectáreas de cementerio contienen 20,000 toneladas de hormigón y una cantidad de madera empleada en ataúdes con la que se podrían construir más de 40 viviendas.

En materia de tendencias de consumo, Urna Bios tiene de su lado la preferencia de los jóvenes por servicios y productos que sean amigables con el medio ambiente, así lo arroja  el estudio Nielsen Global Consumer Survey, que pone de manifiesto cómo las iniciativas de las marcas ligadas a Responsabilidad Social tienen más incidencia en la generación de los Millennials (los nacidos a partir de 1977).

 

La muerte en cifras

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año mueren 56 millones de personas en todo el mundo.

A nivel nacional, los datos de mortalidad anual del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportan 602,354 defunciones anuales en México,  56% corresponden a hombres y 44% a mujeres.

La ciudad de México reporta  67,560 defunciones anuales, según el Inegi. Datos de la Consejería Jurídica de Servicios Legales del Distrito Federal arrojan que en 2012 existían 54,747 fosas disponibles a temporalidad de siete años, de las cuales 52,840 corresponden a los panteones civiles y 1,907 a los concesionados,

Los servicios funerarios rondan los 7,000 hasta 40,000 pesos. En el caso de cremación, el servicio oscila entre 7,000 y 26,000 pesos, dependiendo de si es un servicio del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o concesionado.

El precio de las urnas en agencias funerarias va de los 4,000 a 18,000 pesos, con materiales como mármol, madera o bronce.

La oportunidad para Urna Bios en este segmento es clara, pues los precios por urna son de 2,428 pesos (143 euros, según el tipo de cambio actual),  incluido el costo de envío desde España. El servicio exprés reduce el tiempo de espera  de cuatro a cinco días en el caso de México (3,277 pesos).

 

Planes de expansión

El objetivo de los Moliné es que el producto llegue a más gente con base en añadir otros productos (como urnas para mascotas) y la comunicación vía Internet a través de redes sociales, y la promoción tradicional en revistas y televisión para que más personas conozcan Urna Bios.

“Desde mi punto de vista, este binomio entre el desarrollo del propio proyecto y la comunicación del mismo es lo que garantiza un correcto crecimiento y, por lo tanto, un aumento en el interés de las personas respecto a lo que haces.”

Pero Roger Moliné no ve su propuesta como una urna más en el mercado de los servicios funerarios.

“Nosotros vemos la Urna Bios como un punto de partida hacia una nueva tendencia. Una tendencia más social, ecológica y respetuosa de las personas y el entorno.”

 

Tips para emprender de forma sustentable

Roger Moliné compartió con Forbes México algunos consejos para emprender por la vía ecológica. Te presentamos cinco.

1.- Sé autosuficiente. Desarrolla una idea y consigue que ésta genere un beneficio para ti y para los demás. ¡Empieza ya!

2.- Observa. Reflexiona todo aquello que pasa a tu alrededor. Sostén una postura crítica que cuestione cualquier cosa que se presente.

3.- Entiende. Absorbe conocimiento y comprende porqué las cosas son cómo son, y piensa en cómo deberían ser.

4.- Intuye. Siempre, dentro de un proceso racional, debe haber un punto de locura. La razón y el conocimiento son esenciales pero tienen límites. Para mí, la intuición es la propiedad genética que marca la diferencia.

5.- Corre riesgos. El primer paso para combatir la inactividad, es la actividad. Por lo tanto, toma decisiones.

 

Siguientes artículos

Causa y efecto: el mayor error del keynesianismo (V)
Por

No puede haber crecimiento sostenible basado en deuda. Este error está provocando que con la expansión monetaria y credi...