Tenía que vacunarse contra una rara enfermedad antes de abordar el avión, en ese momento se dio cuenta de que nadie ofrecía medicamentos ni consejos antes de visitar tierras lejanas. Así nació su negocio.

 

Por Gabriela Guadarrama

 

PUBLICIDAD

En 2009, Elizabeth Macías tuvo que vacunarse contra la fiebre amarilla y no supo adónde acudir. A raíz de eso, decidió abrir su clínica Medicina Preventiva para el Viaje, que brinda asesoría médica a todos aquellos que viajan a lugares exóticos, y que ahora también da servicios a las mascotas que salen del país con sus amos.

“En México no hay nadie que se dedique 100% a todos los servicios que nosotros hacemos. Empecé a indagar en los hospitales, no tenían ni idea. Sólo eran referidos por las embajadas que te decían: “Necesitas la vacuna de fiebre amarilla”. ¿Y luego? Te metías a Internet, y entre los resultados había: “¿Qué es la fiebre amarilla?”, “Síntomas de la fiebre amarilla”, todo sobre el tema, pero no dónde vacunarte ni quién se encarga de aplicarla ni cómo conseguir la vacuna”, explica Elizabeth, médico especialista en enfermedades tropicales.

A raíz de esa búsqueda empezó a asociarse con algunas agencias de viajes y con compañías que traen la mayoría de las vacunas que las embajadas solicitan cuando viajas a África o a algún país asiático.

La mayoría de los clientes de la clínica llegan después de haber visitado el portal vacunasenviaje.com, que ahora tiene más de 5,000 clics al mes. Elizabeth señala que la red amplió su cartera de clientes a países como Estados Unidos, Guatemala, Argentina, Europa, Australia, Colombia y Panamá.

Con el aumento de la demanda, Elizabeth ya planea una red de franquicias en el país, con la que pueda enseñar a otros prestadores de servicios el manejo de una clínica de estas características. Además, que planea una aplicación para celulares, de la que todavía se reserva los detalles. Sus primeras pruebas fueron los Mundiales de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, cuando su negocio se expandió.

En menos de cinco años, Elizabeth amplió el tema de las vacunas a un servicio de asesoría médica integral, que incluye la explicación de las enfermedades que hay en el país de destino, los medicamentos que hay que llevar en un botiquín con fármacos, un repelente para moscos que ella misma elabora y los cuidados de higiene que deben mantenerse durante el viaje.

Pero no sólo eso, su negocio creció al trámite de visas, con dos personas que se encargan de viajar a Estados Unidos cuando el país no tiene representación en México.

“A la gente le gusta que le resuelvas todo en un solo lugar. Bueno, pues también tramitamos visas de 40 países de todo el mundo, excepto a Estados Unidos”, dice.

Y como si eso no fuera poco, en septiembre pasado inició el servicio para viajes de mascotas, en el que un veterinario acude al domicilio para revisar, vacunar y poner al día el carnet de salud del perro o gato.

“Apenas está empezando, actualmente sólo llevamos a dos perritos porque no hemos anunciado el servicio. Pero ya lo había estado pensando y dije va, hagámoslo”, dice en entrevista desde Miami, Florida, donde participa en un foro sobre enfermedades tropicales.

Elizabeth siempre ha sido inquieta y ahora busca nuevos servicios que llamen la atención de los clientes.

Esta inquietud es la que la llevó a ser una de las siete clínicas que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) recomienda para la aplicación de la vacuna de fiebre de amarilla.

vacunas_reuters1

 

Siguientes artículos

Andreja Pejic y el auge de las modelos trans
Por

Aunque no es la primera modelo trans prominente, su transición pública significa la aceptación cada vez mayor de las per...