Forbes pone nombre y apellido a la persona —y la empresa— responsable detrás del destino invernal que los mexicanos prefieren cuando visitan Estados Unidos.

 

 

Con 2,140 hectáreas de terre­no esquiable y siete rutas de expedición Back Bowls, Vail, en Colorado, es —desde hace más de 30 años— uno de los destinos de lujo más visitados por mexicanos en los Estados Unidos. Pero, ¿quién es el responsable de la vanguardista evolución que mantiene tan cautivo al público nacional? Vail Resorts, la compañía con mayor expertise en la operación de turismo de lujo de montaña. “Cuando la belleza de la naturaleza es tu producto, la inspiración para la excelencia se convierte en el motor diario de tu traba­jo”, nos confiesa su ceo Rob Katz, mientras brincamos a la primera pista montaña abajo.

Rob Katz se involucró con Vail Resorts por primera vez en 1991, a través de Apollo Management, una sociedad de inversión de la que fue socio fundador. Cinco años más tarde, Katz confirmaba una posición dentro de la junta directiva de Vail Re­sorts en Nueva York. En 2002, después de mudarse de Nueva York a Colorado, tuvo la oportunidad de enfocarse en temas de lide­razgo y desarrollo dentro de Vail Resorts, preparación que lo convirtió en cabeza de la empresa en febrero de 2006, a diez años de incorporarse en sus filas. “Vail Resorts ha tenido siempre atención superior y califi­cación en el servicio a clientes, nuestro más importante valor. Sin embargo, mi principal reto al tomar las riendas de la empresa fue permear dicha fortaleza a todas las demás áreas buscando la excelencia dentro y fuera de la montaña; creando una nueva cultura organizativa basada en un modelo de lide­razgo único dentro de la industria”.

Vail es primordialmente atractivo porque ofrece un lugar distinto y seguro donde pasar el tiempo entre familiares y amigos, mientras se experimentan un sinfín de nuevas aventuras. Además de pistas de primer nivel para esquiadores y snowboar­ders profesionales, Vail presume hoy de una renovada escuela, oferta gastronómica del más alto nivel, spas, hoteles y residencias de lujo, más una nueva oleada de actividades y festivales socio-culturales. “En verdad hay algo para que todos puedan disfrutar de su propia vacación personalizando al máximo su experiencia en la montaña”, asegura Rob.

Aun durante la recesión de 2008, la empresa continuó estratégicamente con su plan de expansión. Concluyó la construc­ción de un nuevo hotel de lujo y realizó importantes avances tecnológicos en la administración y operación del lugar. Epic Pass fue su lanzamiento estrella. El produc­to ofrecía a los usuarios 17,000 hectáreas de terreno esquiable y más de 100 lifts en seis distintas montañas (Vail, Beaver Creek, Breckenridge, Keystone y Arapahoe Basin en Colorado; y Heavenly en Lake Tahoe), ofreciendo flexibilidad y libertad como nunca antes a sus usuarios, revolu­cionando así la forma en que la industria operaba hasta el momento. Hoy, Epic Pass contempla 21 montañas en cuatro distintos países; más de 28,830 hectáreas esquiables tan sólo en Estados Unidos. Vail Resorts vende alrededor de 350,000 pases por temporada anuales en 80 países del mundo, lo que se traduce en un 35-40% de las ganancias totales de la compañía en venta de boletos.

En 2013 se invirtieron más de 130 mi­llones de dólares en mejoras significativas y nuevos proyectos como Gondola One, que ofrece asientos con calefacción y wi-fi gratuito; EpicMix, un avanzado sistema de medición y rastreo en la montaña; una nueva aplicación de esquí y snowboard, sin olvidar la adición de tres nuevas montañas a la operación de la empresa (Colorado, Utah y Lake Tahoe) y la inauguración de Peak 6, en Breckenridge; aumentando un 23% el área esquiable en Vail.

En 2014, la empresa expande sus operaciones a través de algunos importantes socios internacionales refrendado la alianza con: Verbier, Suiza y Arlberg, Austria y anunciando una nueva alianza con Niseko, Japón. Para febrero de 2015, Vail Resorts se prepara como anfitrión del fis Alpine World Ski Championships. “El evento reunirá atletas de más de 70 países y tendrá una audiencia internacional superior a los 750 millones de televidentes. Una oportunidad de oro para lucir nuestras pistas y a nuestra comunidad durante la próxima temporada invernal”.

Rob es un hombre de negocios y se en­orgullece al presumir The Sebastian –gran ejemplo de lo arraigado de la cultura y el estilo de vida mexicano en Vail–. Abierto en 2007 por el empresario Alejandro Mar­tí –quién dejó México por problemas de seguridad– The Sebastian marcó la pauta en el desarrollo de los proyectos de hotelería boutique y residencias de lujo en Vail.

Nuestro descenso por la montaña fue por demás exitoso. La noche por fin cae y la expectativa se eleva alto, muy alto: Paul Oakenfold se presenta en Décimo, un nuevo concepto de entretenimiento nocturno con presentaciones o eventos musicales y cultu­rales a 3,125 pies sobre el nivel del mar.

Cerramos así nuestro invierno, con la certeza de que nuestro reencuentro con Vail no termina aquí; nos espera Semana Santa y verano… Un paraíso montañoso totalmente distinto por descubrir.

esqui
 

Siguientes artículos

Angélica Fuentes beca a ‘la próxima Steve Jobs’
Por

Durante la presentación de su fundación, Paloma Noyola recibió una beca que cubriría hasta sus estudios universitarios,...