El fútbol no es sólo el innegable rey de los deportes en el mundo real, también lo es en los videojuegos. Como cada otoño, acaba de llegar a los mercados de todas partes uno de los títulos más esperados, la nueva entrega del videojuego oficial basado en la Federación Internacional de Fútbol Asociación, que Electronic Arts produce y publica anualmente.

FIFA 19 fue publicado tanto para consolas de esta generación, como de la anterior: PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch, Windows, PlayStation 3, y Xbox 360. Más plataformas que cualquier otro juego moderno. Como es tradición, este juego fue desarrollado por el equipo de EA Vancouver, uno de los estudios más antiguos y grandes de la compañía, que ya tiene más de veinte ediciones de la serie FIFA en su historial.

Al tener una versión nueva cada año, la primera pregunta que viene a la mente es si realmente vale la pena, o por qué debería alguien darle una oportunidad, teniendo en cuenta que el año pasado probablemente era bastante similar. Hagamos una revisión.

Como cada año, esta nueva edición de FIFA viene cargada con más contenido que nunca. Esto no es ninguna sorpresa, ya que, a diferencia de otro tipo de franquicias, los juegos de deporte anuales, no se pueden —ni tienen— que hacer desde cero, ya que las mecánicas son prácticamente las misma que ya todos conocemos, y en el caso particular de la serie FIFA, sería impensable que EA optara por cambiar drásticamente la fórmula que los ha llevado a convertirse en el videojuego de deportes más vendido de la historia.

PUBLICIDAD

Los cambios en esta entrega se dividen en dos principales categorías: adiciones de contenido y mejoras técnicas. Fuera de esto prácticamente tenemos en nuestras manos el mismo juego que el año pasado. Esto sería la muerte para cualquier otra franquicia de videojuegos, pero es precisamente esta fórmula lo que hace que el público —no necesariamente aficionados a los videojuegos, sino al futbol en general— regrese religiosamente cada año.

La adición más significativa es la UEFA Champions League, considerada como la liga más prestigiosa del mundo. De hecho, antes de pasar a cualquier menú o introducción, lo primero que nos encontramos al iniciar el juego es un partido con la final de la liga; esto es bastante importante porque sirve a varios propósitos: por un lado, es un entretenido tutorial que nos refresca las mecánicas, y por otro nos demuestra el nuevo nivel gráfico que ha alcanzado el juego, y además nos recuerda a cada segundo que éste es el único videojuego con la licencia oficial para usar la Champions League.

Es bastante relevante que no entramos a la partida de forma directa, sino que antes de comenzar somos testigos del ritual de la entrada de los equipos y la fotografía antes del encuentro. Incluso al final de esto podemos ver la hiper realista celebración durante la cual el equipo ganador levanta la copa entre gritos, cámaras, confeti y los gritos de miles de fanáticos en el estadio.

Los equipos de la Champions League están ahora disponibles en modo FIFA Ultimate Team, que se abrevia FUT. Éste es tradicionalmente el modo más popular de la serie, pues permite armar un equipo de ensueño usando miles de jugadores reales de las diferentes ligas del mundo, que ahora incluyen a leyendas de otras épocas, como el italiano Roberto Baggio, el español Raúl, o el brasileño Rivaldo, por mencionar algunos.

En cuanto a las mejoras técnicas, tenemos todo lo que deberíamos esperar de un juego AAA. Así como el año pasado FIFA 18 era el juego más realista de la serie, ahora esta versión tiene mejoras en animaciones, modelado y efectos visuales bastante notables. Sin duda es uno de los beneficios de no tener que rehacer el juego desde cero cada año, y de seguir usando el motor gráfico de la casa, Forstbite 3, que como hemos visto en otros juegos de EA, como Star Wars Battlefront II, o el próximo a llegar Battlefield V, entrega resultados sorprendentes.

La respuesta de los controles se siente rápida y adecuada para los movimientos, que en esta ocasión se notan incluso más realistas. Cuando estamos en la vista aérea de la cancha de juego, no hay mucho que podamos notar, pero en las repeticiones, acercamientos o cambios de ángulo, se puede ver el increíble nivel de detalle, no sólo en la reproducción de los rasgos faciales de los jugadores, sino en la naturalidad de sus movimientos. Aunque el juego esté hecho para brindar una experiencia visual de primera, esto no es consistente entre todas sus versiones por obvias razones. La versión que yo jugué es la de PlayStation 4, pero los videos públicos de las versiones de Nintendo Switch y de las consolas de anterior generación muestran un desempeño gráfico muy inferior, luciendo como un juego que salió hace varios años.

El sistema de botones puede ser reajustado no sólo en su orden, sino en su simplificación, al punto en el que es posible jugar con un solo botón; esto se logra a través de un algoritmo de predicción que en la mayoría de las veces logra determinar acertadamente el tipo de jugada que queremos hacer. Además, es posible ajustar la dificultad del juego, lo cual lo puede hacer extremadamente accesible para los no iniciados, o permitir un nivel más profundo de control para los que prefieren jugar a nivel competitivo.

Más allá de las minucias que vienen con un sistema de juego más refinado, o las esperadas adiciones de contenido, el objetivo principal de FIFA 19 es reproducir la emocionante experiencia del futbol, que no por poco es el deporte más popular del planeta, logrando despertar la locura en millones y millones de fanáticos. Desde las narraciones, hasta los detalles en la celebración de los jugadores y el público, FIFA 19 sigue refinando la fórmula ganadora para mantenerse como el videojuego de deportes más vendido y accesible de la industria.

Es fácil perder la magnitud de lo que significa ser la serie de su género más vendida de la historia. Para ponerlo en perspectiva, desde su lanzamiento en 1993 esta serie cuenta con 35 entregas distintas, contando los juegos anuales principales, ediciones especiales por la Copa del Mundo, spin-offs, y versiones móviles. Tan sólo su entrega anterior, FIFA 18, vendió la difícil de creer cantidad de 24 millones de copias a nivel mundial, sumando casi una décima parte a los impresionantes 260 millones de copias que se han vendido desde el origen de la serie. Es indiscutible que FIFA es hoy en día el videojuego de deportes más popular de todo el mundo, y uno de los más populares en general, siendo superado únicamente por franquicias como Mario y Pokémon.

Nos guste o no el futbol, FIFA 19 debe servirnos como un recordatorio de que los videojuegos no son una mera tendencia, sino una parte fundamental de la cultura contemporánea. Es fascinante ver cómo esta franquicia se ha vuelto un fenómeno cultural del cual no sólo los fans, sino los jugadores mismos sueñan con ser parte de él, porque representa el status quo del estrellado deportivo.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La identidad de los mexicanos en la gastronomía
Por

Es destacable que una de las grandes historias de nuestra nación sea resumida en un sencillo plato de cocina. La gastron...