Sorpresa tras sorpresa, no cabe duda que conservamos la capacidad de sobresaltarnos ante noticias inesperadas.

A nivel de industria, para los involucrados, quizá una semana antes supieron del relevo en la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), pero qué tal que todos los mexicanos nos enteramos de sopetón de la renuncia de Agustín Carstens al Banco de México.

Al cierre de la semana escuché una entrevista que una colega le hizo en radio y le preguntó si se iba por presiones políticas o por gusto.

No cabe duda que la posición a la que se va es de un alto nivel en el ámbito internacional, pero también es cierto que una figura de su solidez será difícil de reemplazar, sobre todo, por la importancia de controlar el nivel de la deuda exterior, deuda generada por gasto corriente del actual gobierno y que no se ha sabido explicar por qué se dio.

PUBLICIDAD

Ahora se incrementó por la depreciación del peso frente al dólar, por lo que la deuda alcanza poco más del 50% del PIB, ¡esto es una barbaridad! Seguro una figura como Carstens tuvo que haber puesto el grito en el cielo porque esto no hace fácil el control de elementos fundamentales de la economía como la inflación.

Ahora estamos en un mundo nada apetecible: economía deteriorada, salario deteriorado, ánimo en incertidumbre y desempleo desatándose en diferentes industrias. Por ejemplo, trascendió que hace meses en alguno de los bancos españoles se habían recortado a alrededor de 700 empleados principalmente mexicanos y no ibéricos.

Sólo por citar otro ejemplo, en los medios, Televisa recortó en semanas pasadas a poco más de 350 empleados. No sólo programas y conductores reconocidos como el de López Dóriga, Víctor Trujillo u otros ya más desgastados como Los Alebrijes, sino personal “de a pie”, esto es personal operativo, camarógrafos, etc.

Desde ningún punto de vista esto genera confianza en el futuro.

 

Expectativas para el 2017

En los pasillos, tras los brindis de organismos trascendentales como el Consejo Nacional de Vivienda Verde Sustentable, que preside Alfonso Serrano Gómez y el Consejo Nacional de Organismos Estatales de Vivienda (Conorevi) que lidera Octavio González Padilla, se comenta que 2017 es un año retador. Esto es lo menos.

Ambos organismos coinciden en que 2016 fue un buen año pese a todo, cierra bien, aunque al cierre se observan diversos “ingredientes” que generan incertidumbre y que obligarán a diversificar fórmulas y a innovar en fórmulas para que puedan seguir funcionando aún con el recorte de más del 32 % en los subsidios.

También los dos organismos, que dependen de los subsidios, saben que con el ajuste deben buscar cómo con otros jugadores se compensan los recursos.

Por ejemplo, platicamos con Octavio González Padilla y reiteró que los gobiernos de los estados deberán apoyar para compensar la balanza

En el caso de las Agencias Productoras de Vivienda están encontrando también eco en otros organismos como Sociedad Hipotecaria Federal.

Y con Conorevi es innegable, aunque limitado el apoyo del Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) que dirige Ángel Islava y quien está en la mejor disposición de “abrirles la llave”.

No obstante, de él no dependen los recursos que ya fueron limitados al reducir el presupuesto de subsidios en la Cámara de Diputados y finalmente por el Congreso todo que aprobó así el Presupuesto de Egresos 2017.

Ahora, Jorge Wolper Kuri, director entrante de la Conavi, enfrentará el reto de darle continuidad a la labor de estímulo a los gobiernos estatales para que pongan su parte y aporten a los subsidios en fórmulas como las ya conocidas de 2X 1 (donde el gobierno, Conavi aportaba dos pesos y el gobierno estatal uno) y otras que deberán surgir para seguir apoyando al subsidio.

La limitación de los subsidios obligará a una recomposición de la industria. Seguro habrá empresas que desaparecerán. Seguro habrá quienes cambien de giro.

Esta “depuración” o selección natural darwiniana también promoverá el desplazamiento de empresas, algunas de las cuales ya migraron hacia producir vivienda media. Están dejando la construcción de vivienda de interés social.

Sin duda esto pone presión al gobierno porque el reto de satisfacer a este mercado no es opcional para el gabinete.

En el gabinete de la vivienda hay buena voluntad y estrategias que ya se están presentando. Se ve la intención de salir adelante en un año complicado como el antecesor a las principales elecciones en México

Medidas como las anunciadas por David Penchyna, director general del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, para ampliar los techos de los créditos y el compromiso de mantener las tasas de interés. O la buena disposición de Luis Antonio Codina, vocal Ejecutivo del Fondo de la Vivienda del ISSSTE de mantener el ritmo de colocación para 2017 y modernizar el esquema de distribución de créditos ahora a través del sistema de puntuación

También existe la buena disposición de Fonhapo a la que nos referimos en los párrafos anteriores y que ameritan un aumento de presupuesto para atender a la vivienda rural, la vivienda de los más pobres, de los más necesitados, y los más ligados a los Organismos Estatales de Vivienda, justo.

Y no se diga de la Sociedad Hipotecaria Federal que lidera Jesús Alberto Cano Vélez, quien con todo su equipo muestra gran capacidad para atender las diversas necesidades y sin duda se alista ante una detención en la banca para generar créditos puente.

 

Atentado a la plusvalía inmobiliaria

La vox popular es aplastante. Todos piden firmar para eliminar Artículo 21, Inciso C, Fracción 7 que atenta contra la plusvalía de los inmuebles en el proyecto de nueva Constitución de la Ciudad de México.

Canadevi Valle de México está haciendo su labor de convencimiento para sumar firmas en contra.

La petición es para que Miguel Ángel Mancera, actual jefe de gobierno erradique este artículo que expropia la riqueza pública de un inmueble y se la otorga al gobierno de la Ciudad de México. Esto significa que:

“…Cualquier aumento en el valor de un inmueble, comúnmente conocido como plusvalía, será propiedad y parte de la riqueza del Gobierno de la Ciudad de México, lo que se traduce que no importa cuánto nos esforcemos por comprar un bien inmueble…y según esto serán usados para restaurar los ecosistemas de la Ciudad, es decir: ¡Adiós a la propiedad privada!

Así indica el texto que circula para entregar las firmas a Miguel Ángel Mancera.

Sin duda hay que firmarlo.

 

Pregunta:

¿Conoces el proyecto de nueva Constitución para la Ciudad de México?

 

Agenda:

Al cierre de semana reportaremos noticias de los bancos; HSBC, Santander, de otros organismos como Amafore, Grupo Presidente, entre otros.

No te pierdas estas y más noticias en el único noticiero especializado en todo lo que se construye en México.

Cápsulas martes y jueves 13.55 hrs por 88.9 FM Acir Radio

Hasta el próximo martes.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @enconcreto

Facebook: ENCONCRETORADIO

Página web: grupoenconcreto.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

aviones
Pawa, la aerolínea que quiere conectar al Caribe
Por

Tras el cierre de Dominicana de Aviación, un empresario de origen venezolano decidió regresarle las "alas" al país con...