Al parecer al menos en Europa y América (52% NA / 51% SA está parcialmente vacunada a la fecha. OMS), buscar desesperadamente obtener la dosis contra el Covid-19 es cosa del pasado; como también ganar millones, días libres de trabajo, pizzas o cervezas de regalo si lograba ser ‘convencido’ a la inyección. 

Con casi un tercio de la población mundial siendo renuente a la vacuna, entre conspiradores y escépticos, la estrategia impositiva toma fuerza, sobre todo en un contexto donde la llegada de variantes ventila una nueva escala de incertidumbre ante la pandemia, tan frustrante para el creyente en la ciencia, como confirmativa para todo el que ve el Covid-19 como falso, inventado, o exagerado.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

En epidemiologia, cada variante que un virus desarrolla puede fortalecer su capacidad de contagio y / o consecuencias en el individuo afectado. Hasta ahora el patrón del nuevo coronavirus (incluyendo Delta) se basa en pacientes positivos duplicando contagiados, presionando la necesidad de agilidad en la inmunización mientras aleja la meta de ‘inmunidad de rebaño’ del 70 al 85% de la población (CDC).

Porque a mayor número de variantes, aquellos que fueron contagiados con las primeras versiones siguen expuestos al resto, que para efectos de esta pandemia puede incluir a los ya inmunizados, dado el nivel de novedad del virus y su tratamiento… ya se comienza a conocer / oír de personas que han contraído dos veces la enfermedad incluso después de haber recibido la vacuna, viviendo en constante miedo y por ende distanciado de todos los humanos.

Ejemplos que fortalecen la ‘pièce de résistance’ del creciente escepticismo alrededor de las vacunas, aquellos que no quieren sentirse ‘conejillos de indias’ de la pandemia, que no están dispuestos a inmunizarse hasta confirmar que el vacunado no queda estéril y no tiene un microchip en su cuerpo. Un amigo intentó ubicar un imán de refrigerador en mi brazo vacunado, buscando confirmar si tenia grafeno… Así vamos.

Ser ‘pro’ o ‘anti’ vacuna evoluciona de tema polémico, a uno de los principales generadores de división humana, debido a que en diferentes países (incluyendo a Estados Unidos) la llegada exponencial de la variante Delta atrasó el regreso (y reactivación) del entretenimiento, trabajo en oficinas, tipos de comercios… además de las restricciones, reglas y rutinas que traen los picos, y el drama de una enfermedad que fue y sigue siendo real, más allá de detractores. 

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

El vacunado siente que el no vacunado retrasó / retrasa / retrasará la ‘normalidad’, pero también le teme a contraer Covid-19 (así sepa que sus posibilidades de llegar a la UCI son mínimas). Los que no quieren inmunizarse sienten que regresar a la pre pandemia sucederá cuando todo aquel que teme a ella se ‘quite la venda’ y confirme que no es tan grave, o es un ‘plan maestro’. 

Mientras tanto las variantes siguen su camino… Delta se confirma como predominante en Estados Unidos, y lo será en América Latina dentro de unas semanas hasta finales de este año dependiendo del país, otros expertos ya comienzan a revisar a Lambda, la siguiente mutación del Covid-19, cuyos primeros casos fueron descubiertos en la región Andina de Sur América. 

Cómo darle resolución y desenlace a esta continuidad inconveniente?, para algunos incluyendo a gobiernos y corporativos radica en comprometer a una tercera dosis a los ya vacunados, y lograr fomentar a aplicación mandatoria de dosis para los que no la tienen, ambos temas ‘suben la temperatura’…

La posibilidad de repetir vacuna (además de enfrentar países y OMS) aumenta los temerosos a efectos secundarios y cuestiona las intensiones de la industria farmacéutica, poco reputada históricamente… aunque sin ella hoy no existirían tratamientos antes impensables, como la pastilla del día después o los 2.400.000 millones de dosis que Pfizer vende al año de su píldora azul sólo en la zona Nafta.

Darle tonalidad obligatoria a la vacunación para muchos implica ir contra derechos y libertades individuales. Y acá Estrategia Competitiva es el nombre del negocio, como Pfizer (de nuevo), que logró aprobación completa del FDA para Comirnaty -nombre comercial de su vacuna Covid-19- que hará que puedan tener publicidad y movilizar escuelas, universidades, comercios, y corporativos a ubicarla entre sus requerimientos. 

Falta recalcar una pregunta técnica de esta coyuntura: cómo se deberían combinar las vacunas en caso de llegar a la tercera dosis. Expertos, medios e investigadores tienen conjeturas… Pfizer con AstraZeneca?, Moderna con Johnson & Johnson?, hasta que las patentes no sean públicas no habrá certezas. Quién logrará convencer a estos gigantes…

Parece una cuestión matemática: para lograr que las variantes no se propaguen, se  necesita inmunizar grandes grupos de población vulnerable clínica o económicamente (la menos proclive a acceder o creer en la vacuna) de manera híper-ágil, sin importar si el país donde sucede es rico o pobre. Como poder confirmar que Delta se hubiera podido contener vacunando a 1/3 de la población de India en tres meses.

Para el Doctor Fauci, en Estados Unidos la normalidad regresará para primavera de 2022 dependiendo de administrar la tercera dosis y llegar a más no-vacunados… parece que le faltó tener en cuenta algunas letras del abecedario griego ‘pendientes’ por llegar y ganar la confianza de las mayorías, escépticos al menos… porque los conspiradores no se van a dejan convencer, con un producto realmente masivo y re-comprobado. 

A diferencia de los días sin vacuna, donde su llegada significaba esperanza del mejor mañana, las variantes hoy afectan el optimismo colectivo. Hasta el momento para seguir luchando y lograr participar de la reactivación económica la mejor opción es vacunarse -todo un aliciente para seguir adelante y optimismo-, además parece que será ‘voluntariamente obligatoria’ para muchos aspectos y rutinas dentro de muy poco. 

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

*El autor es consultor global de negocios; enfocado en consumo masivo, estrategia competitiva, innovación, y prospectiva.

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Eres víctima del éxito?
Por

Hoy quiero hablar de cómo las personas que basan su valía en el logro económico, político o social, terminan por minar s...