Sea cual sea el tamaño de la organización a la que perteneces, evaluar tu trabajo antes de que la compañía lo haga puede tener varias ventajas.

 

 

Por Ricardo Rodarte

PUBLICIDAD

 

En las grandes empresas es común tener un sistema de evaluación que mida la productividad de los empleados; sin embargo, en una organización pequeña con pocos meses o años de vida puede que no sea igual.

Sea cual sea el tamaño de la organización a la que perteneces, evaluar nuestro trabajo antes de que la compañía lo haga puede tener varias ventajas:

  • Saber cómo es nuestro desempeño día a día.
  • Conocer en qué actividad tenemos mayor eficacia y en cuál debemos de prestar más atención.
  • Corregir los hábitos en donde fallamos antes de que se conviertan en un problema.
  • Identificar si nuestro modo de trabajo necesita un nuevo enfoque.
  • Investigar qué otros recursos te pueden ayudar a mejorar tu trabajo diario.

Llevar a cabo una autoevaluación en pequeños lapsos de tiempo libre será de gran utilidad. No está de más mencionar que requieres de total sinceridad y capacidad de autocrítica.

A continuación te presentamos 10 aspectos relevantes para autoevaluar tu desempeño, más allá de los aspectos técnicos de acuerdo a tu especialidad:

1. Organización: ¿Distribuyes de manera adecuada el tiempo para cada tarea que te asignan?, ¿tienes un plan para realizar cada actividad?

2. Responsabilidad: ¿Entregas en tiempo y forma lo que se te pide?, ¿tienes el interés de asumir labores extra por voluntad propia?

3. Conducta: ¿Trabajas con ética en cada actividad que realizas?, ¿eres honesto cuanto piden tu opinión o cuando es necesario darla?

4. Manejo de recursos: ¿Sacas el mayor provecho de todas las herramientas con las que laboras?, ¿has propuesto opciones para ahorrar o reducir el uso de recursos?

5. Interacción con tu equipo de trabajo: ¿Influye de manera positiva o negativa tu convivencia con tus compañeros, jefes, subordinados, clientes, proveedores, etc?

6. Compromiso: ¿Estás comprometido con los objetivos de tu organización?, ¿tus acciones van de acuerdo a la misión y visión de tu empresa?

7. Contribución: ¿Tus habilidades técnicas, profesionales o personales contribuyen positivamente al negocio de tu organización?

8. Cooperación: ¿Estás abierto a cooperar con otros miembros de la organización?, ¿sabes trabajar en equipo y ves no sólo por ti sino por los demás?

9. Manejo de conflictos: ¿Cómo reaccionas cuando hay un problema en tu equipo de trabajo o en la organización?, ¿propones soluciones a los conflictos?

10. Manejo del cambio: ¿Cómo reaccionas ante los cambios?, ¿te adaptas a las eventualidades que se presentan día a día?

Como en todos los entornos, no hay personas ni profesionistas perfectos que cumplan con excelencia con todas las expectativas que se tienen de ellos. Sin embargo, entre más te acerques a la perfección, más oportunidades tendrás para sobresalir en tu puesto de trabajo y en la industria en la que te desarrollas.

Haz la prueba y decídete a autoevaluarte. Si organizas tus respuestas a cada punto, contarás con mayor seguridad para exponer tu desempeño cuando te realicen una evaluación corporativa.

 

Ricardo Rodarte es Director de Operaciones de OCCMundial, bolsa de trabajo en línea en México. Bajo su liderazgo en todos los departamentos de la empresa ha logrado un importante incremento tanto en ventas como en el posicionamiento de la misma. Es egresado de Texas A&M University (TAMU), de la carrera en Administración de Empresas con especialidad en Finanzas, tiene una certificación en Contabilidad Administrativa y es miembro activo del Institute of Management Accountants (IMA), USA, desde el 2001.

 

 

Contacto:

Redes sociales para candidatos:

Facebook: occmundial

Twitter: @OCCMundial

Google: +OCCMundial

Blog: occeducación

YouTube: OCCMundial.com

Redes sociales para reclutadores:

Facebook: OCCM.Empresas

Twitter: @OCCM_Empresas

Blog: occmundial.com

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El testamento y un plan de sucesión empresarial
Por

Nuestro legado puede perdurar más que nuestro cuerpo físico. De ahí la necesidad de hacer testamento y, en su caso, un p...