Salir de vacaciones implica una inversión fuerte para los mexicanos. Ya sea parejas, viajeros solitarios o familias, entre la compra de boletos de avión o camión, hospedaje, comidas, tours, etc. se pueden invertir varios miles de pesos en pocos días. Digo invertir y no gastar porque veo los viajes como una inversión personal, y como tal, se debe proteger.

En México quien más contrata seguros de viaje son los viajeros solitarios, y tiene sentido: no tienes un acompañante ni un respaldo en el lugar a donde vas, prefieres ir tranquilo y sentir un apoyo. Pero curiosamente la gente que viaja sola suele buscar opciones más económicas como moverse en camiones, aunque tarde más, comer barato y quedarse en hostales. Curiosamente quien menos contrata en nuestro país un seguro o protección de viaje es una familia, que invierte considerablemente más ya que todo se multiplica.

Un seguro o protección de viaje puede incluir desde demora y pérdida de equipaje, que son coberturas bastante comunes, hasta reembolso del viaje entero si tuviste un accidente y no puedes ir, o del resto de tu viaje si se ve interrumpido por alguna razón contemplada en la cobertura. Lo importante es revisar en dónde compras, cómo compras y qué adquieres:

Muchas tarjetas de crédito ya cubren sin costo adicional parte de un viaje que se compró con ella, sobre todo en cuanto al equipaje si adquiriste los boletos de avión con la tarjeta. Muchas agencias de viaje, sobre todo en línea como Best Day, tienen una protección muy completa que, por una suma adicional, incluso cubren cancelación por cualquier causa. Hay comercializadores de tours que contratas ya en tu destino como Amstar o Nexus Tours, que tienen protección en caso de accidentes durante esos viajes en particular, en donde se hacen actividades “extremas” que muchos seguros de viaje o de gastos médicos no cubren.

PUBLICIDAD

En cuanto a entender qué se adquiere, es importante ver cuándo es una asistencia brindada en el momento (que por lo general son para temas médicos) o cuando será por reembolso. Si tienes una demora de equipaje, un seguro te cubre cierta cantidad para que tengas lo necesario mientras lo recibes, por lo que no es necesario perder tanto tiempo en ese momento con el reclamo. Si obtienes la evidencia del retraso, revisa las condiciones del seguro para saber qué te cubrirán y cuando regreses solicitas el reembolso. En caso de una emergencia de salud es muy importante llamar a las líneas brindadas por las Compañías ya que, la mayoría de las veces, tienen ya convenios con ciertos hospitales y no cubren nada por reembolso al cliente, sino que pagan directo a esos hospitales. Si no cumples con ese requisito y vas a otro lugar por la atención es posible que no te reembolsen nada.

Un beneficio adicional para contratar un seguro de viaje es que facilita la entrada a otros países. Sobre todo en Estados Unidos o en Europa, tener un seguro de viaje que coincida con la fecha de tus boletos de ida y regreso, brinda a ese país la tranquilidad de que no estás buscando quedarte, por lo que la entrada siempre será más sencilla y menos cuestionada.

 

Siguientes artículos

¿Por qué viajar cuando nadie más lo hace?
Por

Muchos viajeros no tienen más opción que tomar vacaciones en la temporada alta, pero si tú eres de los afortunados que p...