Adquirir experiencias es el segmento con mayor crecimiento dentro del mercado de lujo.

 

Recientemente se llevó a cabo la tercera edición del LuxuryLab, uno de los foros de lujo más importantes en México. Bajo el título “Localizing Luxury Brands”, se contó con la participación de distinguidos expertos entre los que destacan Kathryn Minshew (@kmin), fundadora de The Daily Muse; Jaime García, de The Boston Consulting Group; Jason M. Bowdem, Global Diageo Reserve Capability Manager, y Scott Schuman, fundador de The Sartorialist, quienes abordaron perspectivas, estudios y tendencias con un mensaje en común: el lujo es un estilo de vida.

Las tendencias más significativas del foro fueron:

PUBLICIDAD

 

1. El lujo se vive no se posee

Existe un cambio significativo en el segmento de lujo: el consumidor ha pasado de querer poseer el lujo a vivir el lujo. Este es uno de los principales motivos que hace que el segmento de experiencias, incluyendo los viajes, sea el que tiene mayor crecimiento a nivel mundial.

De acuerdo con un estudio realizado por BCG, las marcan que escuchan y estudian a sus clientes, han identificado esta tendencia. BMW fue la primera empresa automotriz de lujo que convirtió la espera de la entrega de un coche nuevo, de tediosa y frustrante, a una experiencia totalmente divertida. Los compradores de Mini Cooper reciben noticias y actualizaciones sobre el ensamblaje de su auto y el viaje que éste emprende desde la fábrica hasta que le entregan las llaves.

 

2. Quien sabe de lujo, sabe que se trata de contar historias

Ya no se trata de qué es lo que compras, sino de cómo te hace sentir. Hoy en día el nuevo consumidor de lujo valora su tiempo y ha cambiado el enfoque de sus compras en busca de un sentido. Le da más valor a la emoción de las cosas que a los productos en sí mismos. Por ello, los viajes y experiencias de lujo se han convertido en el segmento con mayor crecimiento. El lujo, como explicó Jason M. Bowdem, Global Diageo Reserve Capability Manager, se “convierte de un objeto en una sensación. Las marcas de lujo deben proporcionar valor, no volumen; pueden generar volumen si la percepción es valor. Generar valor es generar emociones”. En la misma línea, Patricia Gaia, consultora de Tod’s Brasil, afirmó que “debes conocer profundamente la historia de tu producto para poder venderlo”. Hoy en día la marca es un estilo de vida y las personas compran lo que va con ellos, lo que los representa. Este es un motivo más por el cual las redes sociales han cobrado tanta fuerza: permiten tener acceso a una visión de la marca más auténtica y natural, que provoca una cercanía y apego emocional como nunca antes.

 

3. Generación LuXurY

Las generaciones X y Y están definiendo al nuevo consumidor de lujo y las marcas deben adaptarse para atraer a esta clientela. Aunque se tocó el tema en diversas conferencias, Tripp Barrett, VP Sales & Marketing, Latin America de Starwood Hotels & Resorts, fue quien lo definió mejor. La cadena hotelera está apostando al nuevo concepto que llaman Generación LuXurY haciendo alarde a las generaciones X y Y, que hoy en día representan al grupo de millonarios con mayor crecimiento a nivel mundial. Más que ser expertos en tecnología, los millennials son expertos en el arte de vivir en el hoy y se definen más por lo que han vivido y experimentado, que por lo que poseen. Les atrae el placer instantáneo y experiencias extraordinarias, como bucear en cenotes acompañados de un explorador National Geographic o tener un fin de semana de compras durante la semana de la moda en París.

Para la Generación LuXurY, viajar es parte de su proceso natural, son líderes sociales, embajadores de su comunidad y, al integrarse a la vida laboral, han cambiado el propósito del empleo acuñado por generaciones anteriores. Hoy los millennials trabajan para vivir y no viven para trabajar.

Serán las marcas que sepan escuchar al cliente y adaptarse, las que se mantengan relevantes en un mercado siempre cambiante.

 

 

Contacto:

Twitter: @PR_TraveLady

 

Siguientes artículos

La bajada peligrosa en bici
Por

Salir a rodar fuera de la ciudad ofrece paisajes hermosos y una experiencia reconfortante. Hay que hacerlo con precaució...