La casa de lencería Victoria’s Secret anunció este miércoles que el próximo otoño volverá a celebrar su famoso “desfile de ángeles”, que suspendió en 2018 tras un declive de audiencia y críticas sobre el canon de belleza que promovía.

“El show de Victoria’s Secret está DE REGRESO y reflejará lo que somos ahora, más todo lo que conocen y aman: el glamur, la pasarela, las alas, el acompañamiento musical, ¡y más! Sigan conectados”, dijo la empresa en una publicación en su cuenta de Instagram.

Junto al video en el que aparece Candice Swanepoel, la modelo sudafricana convertida en rostro -y cuerpo- de la marca, destaca un mensaje: “Hemos leído y oído sus comentarios”, dando a entender que las alternativas propuestas a los famosos desfiles no han convencido a sus seguidores.

Cuando el desfile fue cancelado después de 24 años, el acontecimiento había perdido una gran popularidad: en 2018 tuvo una audiencia de solo 3.3 millones de espectadores, muy por debajo de los más de los 12 millones que tuvo en su momento dorado, en 2001.

Lee: Una vida de ángel, cómo convertirse en una modelo de Victoria’s Secret

La llegada de nuevos tiempos con el #MeToo -movimiento surgido en redes sociales para denunciar casos de acoso y abuso sexual-, el cuestionamiento de la extrema delgadez de las maniquíes, la reivindicación de una mujer menos “perfecta” en sus proporciones o su piel… todo parecía conspirar en contra de ese desfile de “ángeles” donde se ofrecía la imagen de una criatura alada y aparentemente inalcanzable para la mujer real.

En los últimos años, la compañía ha intentado dar un giro a la marca cambiando las “ángeles” por activistas, como la futbolista y activista de la comunidad LGTB Megan Rapinoe; la actriz y empresaria Priyanka Chopra Jonas o la primera modelo trans que desfiló para la firma, Valentina Sampaio.

A finales de 2023, la firma escenificó su retorno a la pasarela en un documental, “The Tour 23”, y celebró un evento que unió a modelos icónicas, como Adriana Lima, y a nuevas generaciones como Paloma Elsesser, de talla grande; Quannah Chasinghorse, indígena; y Winnie Harlow, que padece vitíligo.

Victoria’s Secret también fue sometida a escrutinio por las denuncias por acoso sexual y represalias en el entorno de trabajo y por la larga amistad entre el dueño de la empresa, el millonario Les Wexner, que ya no es ejecutivo, con el delincuente sexual Jeffrey Epstein.

Queda por ver qué cambios incorporó ahora la marca, que además de lencería tiene ahora un modelo de negocio más diversificado donde cabe la ropa deportiva, los perfumes y la cosmética en general. 

Con información de EFE

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Sindicato de GM en México perdía en votación de contrato colectivo: informe
Cambios en el mundo han beneficiado a México y ya recibe el 3% de toda la inversión extranjera directa: Scotiabank
Por

Adrián Otero, director general de Scotiabank, explicó que hubo un cambio estructural en la inversión extranjera directa,...

También te puede interesar