Apostar a la manufactura y al desarrollo de tecnología pueden ser las únicas vías para paliar la adversidad financiera provocada, en especial, por la caída de los precios del petróleo, dice Vicente Fox a Forbes México. Incluso, asegura el ex presidente, el secretario de Hacienda tendrá que “hacer milagros”.

 

La caída de los precios del petróleo representa para México el principal reto económico que vive en la actualidad. La única salida para paliar la adversidad económica se encuentra en el impulso al sector manufacturero y de tecnología, asegura el expresidente mexicano, Vicente Fox Quesada, quien agrega que tal vez el gobierno actual tenga que hacer milagros.

PUBLICIDAD

“Hay que aguantar el impacto de la caída de los precios del petróleo. Aquí el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, tendrá que hacer milagros para compensar el impacto que tiene esa caída en los precios”, dice en entrevista con Forbes México el político y empresario.

En los últimos dos años, la mezcla mexicana alcanzó su mayor precio el 20 de junio de 2014, cuando cotizó en 102.41 dólares por barril, mientras que el pasado 24 de agosto registró su peor caída, al ubicarse en 33.71 dólares por barril, un desplome de 67% en los últimos 14 meses.

Los efectos de la baja en los precios del oro negro ya han puesto contra las cuerdas a la administración federal. A finales de enero pasado, el gobierno anunció un recorte de 124,300 millones de pesos (mdp) este año, lo cual representa 0.07% del Producto Interno Bruto (PIB), y el presupuesto 2016 también se verá mermado.

Sin embargo, Vicente Fox ve una oportunidad dentro del panorama oscuro del petróleo. El impulso al sector de la manufactura puede ser una de las salidas de la economía mexicana para revertir la falta de ingresos por la caída de los precios del combustible.

La energía permitirá, a través de sus precios bajos, impulsar la manufactura, en donde México destaca por su competitividad a nivel mundial.

“La energía competitiva y este aparato de manufactura es lo que genera los empleos que tanto necesita el país, como ha sucedido en el caso de Guanajuato, con la instalación de seis grandes armadoras de automóviles en un estado de cinco millones de habitantes”, dice Fox Quesada.

Energía, manufactura y tecnología son los sectores que, de acuerdo con Fox, impulsarán el desarrollo económico del país.

 

Balde de agua fría

¿Qué necesita México para crecer? Es una de las preguntas que Vicente Fox se formula de forma constante ante la falta del crecimiento esperado para el país.

Las reformas aprobadas en la administración de Enrique Peña Nieto y la recuperación global de la economía le dan a México la oportunidad de alcanzar hasta un crecimiento anual de 4% de su economía en los próximos años, y hasta un 5% con la aplicación de una reforma judicial y la reducción de la informalidad, de acuerdo con la perspectiva para este año de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Pero la teoría contrasta con la realidad. La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) recortó, por segunda vez en el año, su previsión de crecimiento para 2015 a un rango de entre 2 y 2.8%, cuando su estimación previa para el avance del PIB era de entre 2.2 y 3.2%

“Llevamos 30 años sin crecer más que a un ritmo de 2%, y eso no es suficiente para el país”, dice Fox Quesada.

El elemento que tiene el potencial para lograr el crecimiento económico deseado se encuentra en la reforma energética, dice el hombre que fuera directivo de Coca-Cola en América Latina antes de asumir la Presidencia en 2000.

“La reforma en energía es un inmenso detonador de desarrollo económico en todos los sectores. Ahí está el eslabón perdido del crecimiento, y es muy desafortunado que nos haya caído este balde de agua fría con la caída del precio del petróleo”, dice Fox.

En los cambios al sector energético “llegamos muy tarde y, es más, llegamos 18 años tarde”, explica Fox.

“El populismo y la demagogia se impusieron”, dice de forma categórica el ex mandatario en referencia a las movilizaciones contra la reforma energética que encabezó el candidato presidencial de izquierda, Andrés Manuel López Obrador.

Pero el panista de 73 años confía en que las buenas épocas del oro negro estarán de vuelta. “Los precios del petróleo volverán a estar en niveles más razonables y, por tanto, hay que paliar el momento a través de salidas claras, como el impulso al sector automotriz y aeroespacial.”

Por ahora, México debe ser perceptivo a las oportunidades que se encuentran en la crisis. La tecnología en el desarrollo de regiones petroleras, como es el caso de Texas, es el factor que permitiría hacer eficiente al sector, así como su aplicación en beneficio de la manufactura  del país, explica el ex mandatario federal.

“La tecnología tiene un fuerte impacto en la energía y la manufactura”, asegura.

“Si tan sólo enfocamos el esfuerzo del gobierno federal y de los inversionistas hacia tecnologías de la información, México también puede ser un campeón (como en la manufactura) en un nuevo sector de alto impacto, generador de empleos de calidad y exportador como pocos.”

India exporta productos tecnológicos por cerca de 168,000 mdd anuales, lo que representa casi 15 veces lo que exporta México de petróleo.

Foto: Centro Fox.

 

Dejar de buscar lagartijas

Pero no sólo los temas económicos ocupan la mente del empresario. La falta de unidad de la clase política y los índices de violencia ocasionados por el crimen organizado son los otros grandes retos que deben ser atendidos.

“Tenemos que terminar con este conflicto permanente, con estos dimes y diretes, acusaciones entre los políticos y los partidos. Necesitamos un aparato político en más armonía, más productivo, más transparente y más rendidor de cuentas”, comenta el miembro del Partido Acción Nacional (PAN).

El papel de Vicente Fox en los próximos años parece estar reservado a su actividad en el Centro Fox como un impulsor de ideas para el país, lugar donde se llevará a cabo la segunda edición del evento anual Citek Forum.

“Es vital poner en el diálogo estos temas para resolver los problemas de la coyuntura económica en donde estamos”, explica Fox Quesada.

En el foro, que se llevará a cabo los próximos 1 y 2 de octubre, se darán cita el director general de Pemex, Emilio Lozoya Austin; el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Enrique Ochoa Reza, y el director del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Eduardo Sojo.

El evento, que se desarrollará en Guanajuato, también intenta abonar al diálogo entre los sectores público y privado, por lo que se darán cita funcionarios como Luis Videgaray, titular de la Secretaría de Hacienda.

En el ámbito industrial destacan las participaciones de Ben Fried, CIO de Google; Sajan Pillai, CEO de UST Global; Jeffrey Owens, vicepresidente de Deplhi; Sheryl Connelly, gerente de Mercadotecnia y Tendencias de Ford Motors; José Fonseca, director corporativo de KIO Networks, y Óscar Albín, director nacional de Autopartes. Algunas de las empresas en el ramo energético que estarán representadas igualmente en el foro son Halliburton’s Directional Drilling y Schlumberger.

Durante 48 horas, más de 1,500 ejecutivos se reunirán en el Centro Fox para discutir los temas del ámbito internacional.

El llamado ‘presidente del cambio’, por ser el primer mandatario emanado de un partido distinto del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó por más de seis décadas al país, asegura que la principal tarea que brinde estabilidad depende de la población.  “Los mexicanos debemos dejar de estar buscando lagartijas debajo de las piedras, dejar de estar viendo los prietitos en el arroz, y sumarnos para ver un sol más brillante que tiene este país en el siglo XXI.”

Foto: Centro Fox.

 

Siguientes artículos

Vitro dará dividendos por primera vez desde 2008
Por

Las acciones de la compañía escalaban un 25.96% en la bolsa mexicana a 68.02 pesos, a las 09:57 hora local.