En la actualidad, los consumidores prefieren disfrutan de los contenidos de video a través de dispositivos móviles como teléfonos inteligentes, laptops y tablets, gracias a la comodidad y versatilidad que ofrecen. 

 

 

PUBLICIDAD

La televisión tradicional podría tener los días contados antes de que el video on-demand la desplace como el principal medio para ver contenidos. En los últimos años, el consumo global del televisor ha caído 13%, mientras que en México ha experimentado un declive del 15% entre los espectadores de casi todas las edades, de acuerdo con el estudio ‘El video digital y el usuario conectado’ realizado por Accenture.

La población entre 14 y 17 años de edad, es quien más ha adoptado el contenido de video en otros formatos; 37% dejó de ver televisión tradicional para ver contenidos y programas de televisión en dispositivos móviles y 26% para ver contenidos deportivos, reveló el reporte.

“Las cadenas de televisión tradicionales necesitan aprovechar la coyuntura e invertir en plataformas de múltiples dispositivos y en colaboraciones que aumenten su huella en el espacio móvil multiplataforma. No bastará solo con una nueva presentación de la misma programación. Es momento de ser disruptivos”, explicó  Fabio Gatto, director general de las Industrias de Comunicaciones, Medios y Tecnología de Accenture México.

El estudio mostró que los usuarios mexicanos que ven televisión utilizan otro dispositivo de manera simultánea: 70% ocupa sus teléfonos inteligentes; 49% laptops y 32% tablets.

A nivel global, 87% de los consumidores utiliza más de un dispositivo a la vez.

Otro de los resultados que arrojó el estudio de la consultoría es la preocupación por la calidad del servicio. El 89% de los encuestados ve videos de larga duración en dispositivos, pero un gran porcentaje reveló que presenta problemas en la experiencia.

La principal queja del 51% de los consumidores fue sobre la mala calidad del servicio online; 42% dijo el exceso de publicidad; 33% mencionó el tiempo que tarda el video en reproducirse y 32% la pérdida de sonido o distorsiones durante la reproducción.

A pesar de las quejas, los usuarios dijeron que estarían dispuestos a pagar por un servicio de video si ofreciera menos publicidad y mayor calidad.

Contrario a lo que se pudiera pensar, las cadenas tradicionales aún cuentan con una gran ventaja sobre los nuevos participantes como Apple, Netflix o Google, debido a que los consumidores mostraron su preferencia por los principales canales de televisión, satélite o cable.

 

Siguientes artículos

Cómo proteger la información de tu pyme sin gastos innecesarios
Por

Sólo debes seguir 3 pasos para llevar a tu pyme la nueva generación de recursos integrados de seguridad de la informació...