Rolando Herrera es enólogo y dueño de la bodega Mi Sueño Winery, en Napa Valley, California, que registra la venta de 100,000 botellas al año; con el paso del tiempo, ha demostrado que ser mexicano y emprendedor puede ser una buena fórmula para el éxito. 

 

 

Tener un sueño es ambicioso, pues nos motiva a seguir adelante; pero convertirlo en idea de  negocio y hacerla funcionar es un gran reto.

PUBLICIDAD

Rolando Herrera de origen michoacano, nunca pensó que al emigrar a Estados Unidos en 1975, podría convertirse en enólogo y llegar a ser el dueño de una importante bodega de vinos en Napa Valley, California: Mi Sueño Winery.

Su historia en Estados Unidos comenzó cuando su padre aceptó trabajar en un viñedo; quiso que toda su familia permaneciera unida y los llevó con él.

Rolando Herrera,empezó a trabajar a la edad de 15 años como lava platos en el restaurante Auberge du Soleil, después como ayudante de remodelación en una casa; al poco tiempo tuvo contacto con el dueño del lugar y le ofreció un empleo durante la noche en su bodega de vinos.

Se dedicó a limpiar los pisos y las barricas de almacenaje del vino, ahí logró aprender lo básico de la industria. “No fue fácil, en ocasiones sentí mucha frustración, creía que no iba a poder”.

La idea de Mi Sueño Winery, surgió en 1997 cuando preparó su primer vino. La idea inicial era llevarlo a entrevistas de trabajo, sin embargo cuando lo dio a probar a sus amigos, le dijeron que su vino era  de calidad y le recomendaron que lo produjera para embotellamiento, y así fue.

Mi Sueño Winery, representa más de 20 años de trabajo de Rolando Herrera y su familia en el mercado vinícola.

 

Factor económico

Rolando asegura que como emprendedor, su principal reto fue financiero, pues necesitaba invertir para construir una empresa; en promedio una tonelada de uva cuesta 4,000 dólares.

“Estoy muy feliz de que la vida me haya guiado a una industria que tanto me gusta; es mi pasión, es la historia que comparto porque ahora sé que es posible. Me siento orgulloso de ser mexicano, por ese motivo quiero hacer las cosas mejor”.

El empresario recomienda a los futuros emprendedores, que busquen una industria que les apasione, pues el tiempo les dará la respuesta al éxito económico a ellos y a sus familias.

A lo largo de su trayectoria en el mundo vinícola, ha sido reconocido en eventos de La Casa Blanca, revistas internacionales y publicaciones como Decanter y The Wall Street Journal.

Asegura que eso lo motiva para abrir camino a los jóvenes mexicanos que desean incursionar en esta industria.

A futuro planea adquirir otra bodega en Napa Valley, para extender la producción de  las colecciones “Mi sueño” y “Herrera”.

México es la tierra que lo vio nacer, es su lugar de origen y la evocación de sus mejores recuerdos familiares; sin embargo por el momento no está en sus planes regresar, pues aseguró que su vida está realizada en Estados Unidos y se siente satisfecho con eso. La comida y la gente, es la fotografía mental más agradable que tiene de su país.

Considera que este país ya compite a nivel internacional en la industria del vino, debido a su clima y la tierra; ambos son factores principales que benefician la producción.

 

Trabajar con la naturaleza, pieza clave para un buen vino

Para Rolando Herrera, el secreto de un buen vino, no está en la producción del hombre, sino en la bondad de la tierra. “Pueden pasar 100 años y la naturaleza siempre nos proveerá de algo distinto, nunca dejas de aprender, cada año la cosecha es diferente, no hay control en ella”.

Aseguró que decidir cuál es su vino favorito es muy difícil, “sería como preguntarle a un padre cuál de sus hijos es al que quiere más”.

Sin embargo, no se puede resistir a un maridaje de carne con una copa de vino de la colección Chardonnay o a la comida asiática con un Pinot Noir, ambas cepas procedentes de sus viñedos.

Actualmente cosecha 15 variedades distintas de uva. La colección “Mi sueño” ofrece nueve variedades de vino diferentes, las reposadas y las añejas; “Herrera” cuenta con tres; llevan los nombres de sus hijos: Esmeralda, Rebecca y Rolando Jr.

Su sueño ahora se ve reflejado en las 100,000 botellas anuales, que vende en Estados Unidos y Japón; en unos meses el mercado se abrirá a México.

Del 24 al 26 de mayo, Rolando Herrera participará en el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México 2013, “Morelia en boca”; exhibirá algunos de sus vinos y compartirá su experiencia en la industria como ponente.

 

Y para los amantes del vino…

Para quienes son amantes del vino pero no saben cómo degustar una buena copa, Rolando emite  las siguientes recomendaciones:

1. El cuerpo del vino se conforma por espesura, concentración, estructura, aroma y balance. Cada paladar es distinto y no debes perder la paciencia, pues con el paso del tiempo sabrás distinguir entre una cepa de uva rosada, tinta, blanca, gris o clarete; tus sentidos te guiarán a tu favorito.

2. Es verdad el dicho “una copa de vino al día hace bien”, (pero no excedas de una o dos), sus propiedades antioxidantes mejoran la salud de tu corazón, previenen la artritis y reducen el colesterol.

3. Toma en cuenta que lo más importante es el maridaje con la comida; es el elemento esencial para que el vino sea exitoso. Lo puedes acompañar con fruta, pan, queso, mariscos o carnes.

4. Y recuerda, podrás tener la mejor cata de vinos y alimentos, pero siempre el mejor elemento para tomar una botella de vino será con quién lo compartas.

 Foto: Cortesía

 

 

Siguientes artículos

Beckham se retira pero ​​seguirá siendo el mejor pagado
Por

Es probable que tras su retiro lo veamos más. Sus múltiples patrocinios y acuerdos comerciales lo pondrán aún más en el...