Tras las revelaciones hechas por Edward Snowden sobre el espionaje institucional a ciudadanos de todo el mundo, una startup ha desarrollado una herramienta fácil y sencilla para encriptar los correos electrónicos.

 

Por Karsten Strauss

 

PUBLICIDAD

Desde que el ex contratista de la NSA Edward Snowden comenzó la divulgación de información sobre lo vulnerables que son nuestros datos digitales personal —y cómo los organismos de seguridad de Estados Unidos se han servido de ellos—, el internauta promedio ha empezado a pensar de forma un poco más cínica sobre su seguridad cibernética. Esa sospecha recién ha generado un dolor de cabeza y fiasco de relaciones públicas para la NSA, pero abre las puertas a los empresarios del mundo de la privacidad en línea.

Dos de esos empresarios son los hermanos Will y John Ackerly. Su startup Washington Virtru, con sede ​​en Washington DC, han lanzado un producto que permitirá a los usuarios de Internet cifrar todos y cada uno de sus mensajes de correo electrónico de forma gratuita. A diferencia de los competidores, el servicio actúa como un add-on para el navegador y no requiere que el destinatario de correo electrónico se haya inscrito para el servicio. Esa sola característica hace de Virtu algo notable.

Lo que hemos tratado de hacer —y lo que nos hace diferentes del resto de las herramientas de comunicación encriptada— es que en verdad dedicamos tiempo para integrar la tecnología de encriptación directamente en Gmail, Outlook.com o Yahoo”, dijo John Ackerly.

No hay escasez de productos de privacidad y seguridad en el mercado, pero los hermanos sintieron que si desarrollaban un sistema simple que requiriera poco conocimiento técnico podrían atraer tanto a los avezados en la tecnología como a aquellos que presentan un cierto grado de analfabetismo digital. “El 86% de los estadounidenses, aunque se preocupa por la privacidad de su información personal, no ha tomado medidas, ya que no saben a dónde acudir”.

Así es como funciona:

Puede descargarse el complemento para Firefox, Chrome o Outlook. Cada correo electrónico nuevo contiene un pequeño y discreto interruptor en la esquina superior derecha de la ventana del nuevo mensaje que cifra (si la opción de protección está activada). Basta dar clic en el botón “envío seguro” y Virtru encriptará el contenido bajo el estándar AES 256, a continuación, lo envía al destinatario, pero separa la clave de cifrado del mensaje. El destinatario no necesita descargar Virtru para poder leer el mensaje, pero sí necesita confirmar su identidad a través de su dirección de correo electrónico. Virtru conserva la clave de cifrado entre los dos usuarios y no permite la lectura de un mensaje cifrado sin verificación. Según Will Ackerly: “También tenemos un firewall que garantiza que cada letra que se escribe dentro de la ventana de nuevo correo nunca llega al servidor. “Normalmente, dijo, cada letra tecleada es registrada y enviada a los servidores de Google cuando se usa Gmail.

En un smartphone, el usuario puede enviar mensajes de correo electrónico a través de la aplicación de correo de Virtru que se vincula con, por ejemplo, una aplicación de Gmail, pero sólo después de verificar su identidad en el dispositivo. Otros servicios gratuitos incluyen la capacidad de controlar si el destinatario puede reenviar el mensaje y el poder de revocar el acceso al mensaje después de un periodo de tiempo determinado, al estilo de  Snapchat.

Los dos hermanos están en una posición única para desarrollar soluciones de seguridad. Will Ackerly, de 33 años y director de tecnología de la empresa, pasó ocho años trabajando como arquitecto de seguridad en la nube para la NSA antes de llevar su talento al sector privado en 2012. John, de 39 años y CEO de Virtru, se desempeñó como director asociado del Consejo Económico Nacional y director de la Oficina de Políticas y Planificación Estratégica en el Departamento de Comercio durante la presidencia de George W. Bush.

La labor principal de Will Ackerly durante su paso por la NSA era desarrollar tecnología para proteger los datos. “Después de mi experiencia en la NSA aprecié lo difícil que era para la gente proteger sus datos y una aguda conciencia de que faltan herramientas para que las personas sean capaces de proteger sus datos”.

El mandato de John Ackerly bajo el presidente George W. Bush coincidió con el 11 septiembre de 2001. Después de los ataques contra el World Trade Center, se tomaron medidas en relación con la seguridad que tuvieron un impacto duradero sobre el derecho a la intimidad, explicó. El profundo cambio tecnológico que tuvo lugar al mismo tiempo que las principales decisiones políticas dieron lugar a un sentido poco desarrollado de la cantidad de privacidad que una persona puede esperar, la cantidad de datos a los que un tercero debe tener acceso y lo que el gobierno está autorizado a ver. “Fue un momento maravilloso para mí, desde el punto de vista normativo, poder hablar con mi hermano en la mesa de la cocina en casa sobre la tecnología que estaba desarrollando en la NSA y que claramente podría tener un impacto transformador en la forma en como la gente se siente acerca de la comunicación en línea”.

Los hermanos Ackerly financiaron la empresa con su propio dinero desde el principio antes de levantar 4.2 millones de dólares de inversionistas ángel como Bob Pittman, director ejecutivo de ClearChannel. John trabajaba para la firma de capital privado Lindsay Goldberg en Nueva York y lo dejó para dirigir la joven empresa. El dinero extra ayudó a construir un equipo de desarrolladores, que actualmente es de 11 empleados a tiempo completo y 24 desarrolladores de plataformas a medio tiempo. Es un equipo de pesos pesados y algunos tienen experiencia trabajando con Will en la NSA.

La encriptación de correo electrónico es gratuita (“y siempre lo será”, dicen), pero el dúo ha formulado un modelo de ingresos que pronto incluirá características como la encriptación de datos adjuntos, plataformas de administración de datos empresariales a nivel de dominio, así como la venta de licencias de su tecnología a empresas que deseen administrar sus propias claves de seguridad. Las tarifas aún no se han determinado, pero se darán a conocer en el segundo trimestre.

La mayor parte de su ronda de inversión ángel aún está guardada, pero la empresa no es rentable. El efectivo restante probablemente rinda a Virtru todo el 2014, pero la compañía podría buscar levantar más dinero de los inversionistas después de eso.

Will Ackerly y su equipo han pasado los últimos 18 meses asegurándose de que el producto funciona en todos los principales proveedores de correo web y desarrollando aplicaciones móviles. Hasta ahora Virtru ha lanzado su producto de la privacidad de correo electrónico como un add-on para Chrome, Firefox e iOS y números de los usuarios han llegado a miles de personas en menos de un mes (70% en Estados Unidos) . Es una aplicación limitada, sin duda, pero en las semanas por venir la compatibilidad se extenderá a Internet Explorer, Safari y Android, así como plugins para Outlook y Mac Mail.

Las muy publicitadas revelaciones de Edward Snowden sobre la vigilancia mundial y la interceptación de metadatos han puesto el foco sobre la privacidad y en los productos que ellos pueden proporcionar. Esa atención ha sido una bendición para los hermanos Ackerly y su equipo, como también para otros productos de seguridad de aplicaciones de nuevas empresas. Dice John: “Tener ese ecosistema de jugadores, creemos que es algo importante. Creemos que 2014 será el año del encriptado y el año en que las personas lo adopten para su vida personal. Creemos que ésa es una de las ventajas de las revelaciones de Edward Snowden”.

 

Siguientes artículos

Las tiendas de los cibercriminales
Por

Las compras en la red sin una seguridad adecuada nos dirigen hacia la tienda de los cibercriminales. ¿Cómo evitarlo? ¿Có...