El fabricante de automóviles alemán, Volkswagen, admitió oficialmente este miércoles su culpabilidad en el escándalo por la alteración de emisiones de sus vehículos, mejor conocido como dieselgate, por lo que aceptó pagar una multa de 4,300 millones de dólares (mdd) a Estados Unidos para cerrar el caso definitivamente.

El Departamento de Justicia de EU informó en un comunicado seis ejecutivos y empleados de Volkswagen también están acusados “por su papel en la conspiración que duró casi 10 años”, incluyendo a Oliver Schmidt, quien era gerente de la oficina ambiental y de ingeniería de la automotriz en Auburn Hills, Michigan.

El lunes, Schmidt fue acusado de conspiración para defraudar a EU por las emisiones de la compañía y el fabricante de automóviles fue acusado de ocultar el engaño de los reguladores.

“Los intentos de Volkswagen para esquivar los estándares de emisiones e importar vehículos falsamente certificados en el país representa una atroz violación de nuestras leyes medioambientales, protección al consumidor y financieras”, declaró la fiscal general, Loretta Lynch, al anunciar el acuerdo en conferencia de prensa.

PUBLICIDAD

Te interesa leer: VW enfrenta el primer caso de prueba legar sobre ‘dieselgate’

Según documentos presentados en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Detroit, la firma pagará 2,800 mdd como “multa penal por la conspiración de largo plazo para vender aproximadamente 590,000 vehículos diésel en Estados Unidos utilizando un ingenio para trucar las pruebas de emisiones ordenadas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA)” y las autoridades de California.

Además de 1,500 mdd por la importación y venta de vehículos trucados en EU, así como por fraude aduanero.

El acuerdo por el que Volkswagen “ha aceptado declararse culpable de todos estos delitos”, será condicional durante los próximos tres años y durante al menos ese periodo la empresa estará sujeta a un sistema de control independiente de cumplimiento corporativo.

Volkswagen lamenta comportamiento que provocó el dieselgate

Por su parte, Volkswagen lamentó el comportamiento que dio lugar a la crisis del diésel.

“Los acuerdos que hemos alcanzado con el Gobierno estadounidense reflejan nuestra determinación para responder a la mala conducta que contradijo todos los valores que Volkswagen mantiene”, señaló en un comunicado Matthias Müller, consejero delegado de la firma.

Sin embargo, el documento no hizo ninguna referencia a los seis ejecutivos y empleados que las autoridades judiciales han imputado.

 

 

 

 

Siguientes artículos

Acusaciones sobre Trump son “impugnables” pero… ¿son ciertas?
Por

Los hechos requieren de una concienzuda comprobación pero son los suficientemente serios para que se aplique la ley y se...