AFP.- Una batalla legal sobre el escándalo del “dieselgate” comenzó el lunes ante un tribunal de Londres, donde el grupo alemán Volkswagen enfrenta una acción colectiva que integra a decenas de miles de propietarios de coches afectados por sus motores trucados.

Casi 100,000 automovilistas piden compensaciones al fabricante de vehículos en la que podría ser la mayor acción judicial por parte de consumidores en la historia del Reino Unido.

Unos 1.2 millones de coches de las marcas Volkswagen, Audi, Seat y Skoda se vieron afectados por la trampa, reconocida por la empresa en 2015, en el país, sobre un total de 11 millones de vehículos en el mundo.

Esta consistía en la instalación de un programa informático en los automóviles que permitía detectar los test de emisiones para cambiar momentáneamente el motor a un funcionamiento menos contaminante.

Los coches funcionaban “de forma totalmente diferente en la calle que durante las pruebas”, dijo el lunes ante el tribunal el abogado de los demandantes, Tom de La Mare.

La Alta Corte de Londres celebrará las primeras audiencias durante dos semanas para determinar si los vehículos fueron trucados en infracción de las reglas europeas.

La defensa de Volkswagen afirmó en una declaración escrita transmitida al tribunal que los demandantes se equivocan sobre la definición de un programa informático tramposo.

Esta nueva batalla judicial en Londres se suma a la abierta desde finales de septiembre en Alemania en este caso, bautizado “dieselgate”, que envenena la industria del automóvil desde hace cuatro años.

De momento ha costado al grupo más de 30,000 millones de euros en gastos jurídicos, multas y compensaciones, pagadas esencialmente en Estados Unidos.

Te recomendamos: Volkswagen va por la reconquista del mercado mexicano

 

Siguientes artículos

Tengo muy buena relación con los empresarios, asegura AMLO
Por

Entre los empresarios que estuvieron presentes en la ceremonia por el primer año de gobierno de AMLO figuran Carlos Slim...