Por Dolia Estévez

Washington, D.C.- En una de las contiendas electoras más reñidas de tiempos recientes, Donald Trump devolvió anoche el poder político a los blancos después de ocho años de un presidente negro. La votación mayoritaria de los anglosajones —63 % de los hombres y 53% de  las mujeres— dio la victoria al candidato Republicano y garantizó que su partido mantuviera el control de ambas cámaras legislativas.

La jornada electoral del martes, fue una culminación dramática de una campaña explosiva, populista y polarizante. Con un modesto, pero constante, margen de ventaja, la demócrata Hillary Clinton era la favorita para ganar, pero a medida que pasaban las horas y no avanzaba en el conteo del Colegio Electoral, se hizo evidente que Trump, una vez más, sorprendería al mundo con un triunfo inequívoco que los analistas más sesudos consideraron remoto.

En la madrugada de hoy, Clinton, como buena profesional de la política, llamó telefónicamente a Trump para conceder su derrota. No apareció ante sus desmoralizados seguidores que la aguardaban en Nueva York.

El presidente Barack Obama, quien junto con la Primera Dama, Michelle Obama, echó todo la carne al asador para ayudar a su ex secretaria de Estado, también se comunicó con Trump para felicitarlo esta mañana. Obama invitó a Trump a reunirse con él en la Casa Blanca el jueves para discutir la actualización de los planes de transición sobre los que ha estado trabajando su equipo durante más de un año.

En un breve discurso a las 3 de la madruga hora del Este en el Hotel Hilton de Manhattan, Trump se esforzó en tocar una nota de moderación. “Hoy es hora de de que Estados Unidos cure las heridas de la división. Es hora de acercarnos como un pueblo unido. Es hora”, dijo.

Y, como muestra de su sinceridad, tuvo palabras cálidas para su rival Hillary Clinton, a quien durante la campaña no se cansó de llamar “ladrona” y amenazar con ponerla tras las rejas. En un gesto atípico, dijo que con Clinton se tiene “una gran deuda de gratitud por su servicio al país”.

“La política es sucia y dura”, finalmente reconoció el hoy presidente electo a manera de justificación por el lodazal en el que se desenvolvió la campaña presidencial que rompió toda norma de civilidad y decoro políticos.

Los resultados muestran el rechazo no solo a Clinton, sino a Obama, cuyo legado súbitamente ha quedado en entre dicho. La victoria de Trump mostró inequívocamente el poder político de una coalición de votantes blancos sin educación superior que sienten que la inmigración, la globalización y la diversidad cultural, les está usurpando el país.

Trump llegó a la jornada deseando que el entusiasmo de los  votantes blancos fuera suficiente para ocupar la Casa Blanca; Clinton, con la esperanza de que los latinos le dieran el triunfo.

Lee también: Rosario Marín, la republicana que apoya a Hillary Clinton

Uno de las decepciones que deja la derrota de Clinton es no haber logrado vencer la barrera de genero en la Casa Blanca. No obstante pasar a la historia como la primera candidata presidencial de uno los dos partidos dominantes en Estados Unidos, su candidatura no recibió la atención ni generó el entusiasmo de hace ocho años cuando Obama se convirtió en el primer afroamericano en ganar la presidencia.

Al final de la jornada, el voto femenino y latino que Clinton ganó mayoritariamente, no logró neutralizar al voto blanco que ungió a Trump en la presidencia de Estados Unidos.

Los mercados y los aliados geopolíticos de Estados Unidos, recibieron el triunfo de Trump —que abarcó los estados indecisos de Florida, Carolina del Norte, Ohio y Pensilvania— con preocupación y nerviosismo.

Es difícil vaticinar que espera a Estados Unidos, México y el mundo en los próximos años. Si Trump cumple con sus promesas de campaña, podría llevar la economía estadounidense a una recesión e, incluso, a una depresión.

Existe la remota posibilidad de que Trump —un individuo que se ha caracterizado por su carácter impredecible— modere o dé marcha atrás a sus propuestas más extremistas o, en su defecto, que los republicanos moderados frenen sus peores impulsos.

Pero esto no lo sabremos de inmediato. Lo único cierto por ahora es que se vienen tiempos difíciles e inéditos.

 

Siguientes artículos

Los 5 estados con las rentas de casa más baratas en México
Por

En materia de presupuesto, la renta de casa es crucial, el portal Propiedades.com realizó un estudio para determinar las...