Las medidas de confinamiento y la crisis económica que ha provocado la pandemia por Covid-19 en México y en el mundo, están empujando una transformación acelerada del sector de las bienes raíces. 

Aunque existen datos que alarman al sector, como que en México entre el 30 y 40% de los contratos de arrendamiento no se están cumpliendo -según un estudio del CIDE-, o que un buen número de empresas están evaluando mantener el esquema de trabajo a distancia; líderes del Real State en México advierten que debe de generarse modificaciones estructurales; y la información y digitalización son puntos claves de este proceso. 

También lee: Esto es lo que hacen las empresas contra el Covid-19

“Hoy en día el consumidor, exige al hacer una transacción de bienes raíces es contar con mucha más información. Por ejemplo, antes un vendedor accedía más de tres o cuatro visitas en un departamento y del lado del comprador era común hacer tours de 15 propiedades. Hoy en día es diferente, es necesario contar con información para enfocar las necesidades del cliente”, señaló Bernardo Cordero, cofundador de Flat.mx, durante su participación en American Express Business Class Webinar Series by Forbes Latam. 

Para Víctor Lachica, presidente y CEO de Cushman & Wakefield, coincide en contar con información fidedigna no sólo para generar más confianza ante los clientes sino también para detectar tendencias en el mercado. 

Sigue la información sobre la economía y los negocios en Forbes México

“En la medida en que nosotros logramos captar información, tenerla muy al día logramos informar y educar a las dos partes para que el encuentro sea más rápido, la gente está habido de hacerlo, por ejemplo ahorita lo que menos quiere la gente es comprometerse a largo plazo, algo particular que hemos estado viendo es no amarrarse a demasiado largo plazo, por la incertidumbre hasta que no vea un panorama económico más claro, podrá ir tomando decisiones a mediano y largo plazo. Hoy la gente quiere muy corto plazo y los dueños de edificios están dispuestos a firmar contratos de uno o dos años, pero están flexibilizando su posición para que la gente se sienta más confortable de cerrar la operación. 

Sigue la información de la pandemia de coronavirus y su impacto en la economía

Este proceso de más eficiente debe de estar impulsado por la digitalización de los procesos, afirmó Cordero. 

Volverse más digital viene en diferentes frentes: la captación de clientes, ahora que están en casa y todo lo hacen a través de forma remota; utilizar la fuerza de trabajo también en forma remota, toda vez que permite con más facilidad relacionarte con colaboradores en otros países e incluso nuevos perfiles de trabajadores como personas con discapacidades; y por último para colaborar con otras PyMES prendimientos que antes tenían una visión bastante más unilateral, hoy se juntan con otras pymes, han tenido éxito porque se han sabido juntar con otras PyMES”.

En el área legal y ante la situación extraordinaria que ha generado el Covid-19, Ernesto Meana, miembro del consejo consultivo de la AMPI, señala la importancia de flexibilizar contratos, siempre en el marco de la ley y a través de un proceso tripartita. 

“No sabemos cómo viene esta nueva anormalidad, va a tener que implicar la posición de una situación que implique modificaciones estructurales al contrato de arrendamiento, adendums, que le permitan en su momento generar plazos o condiciones y reducción de la renta en su momento para facilitar y darle posibilidad de que el propio inquilino pueda continuar con sus propias actividades y poniéndole una fecha determinada a las condiciones propias de su realidad y a la realidad del país”, señaló el experto.

Descarga gratis la edición impresa de julio de Forbes México 

 

Siguientes artículos

Jeff Bezos vende participación en Amazon por 1,900 mdd
Por

Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, vendió más acciones de Amazon para financiar su compañía de cohetes, Blue Orig...