Reuters.- El huracán Willa se debilitó este martes a categoría 3 después de alcanzar el nivel máximo de 5, mientras avanza hacia la ciudad de Mazatlán, en la costa mexicana del Pacífico, donde turistas y pobladores se preparaban ante la inminente llegada de la tormenta.

Willa se desplaza en dirección norte-noreste, a una velocidad lenta de 9 kilómetros por hora, con vientos máximos sostenidos de 201 kilómetros por hora, reportó el Centro Nacional de Huracanes (CNH, por sus siglas en inglés), con sede en Miami.

Pese a su menor intensidad, está previsto que Willa arroje grandes cantidades de lluvia en la región y provoque olas altas, por lo que las autoridades recomiendan no exponerse.

Algunos negocios y hoteles ubicados frente al histórico paseo marítimo del centro de Mazatlán tapiaron sus puertas y ventanas con grandes tablones de madera mientras las palmeras se balanceaban ante una brisa ligera.

“Eso se va a poner muy feo”, comentó Ignacio Osuna, un profesor universitario que paseaba a su perro por el malecón. “Seguramente mi casa se va a inundar”, dijo y agregó que si es necesario se refugiará en el departamento de su familia en un cuarto piso.

Si bien se prevé un debilitamiento gradual de Willa, el CNH espera un huracán peligroso cuando llegue a la costa de México. Los pronósticos indican que podría tocar tierra en las inmediaciones de Mazatlán el martes por la tarde o noche.

Lee también: Volaris cancela vuelos por llegada del huracán Willa

“No tenía idea de que esto estaba avanzando hacia nosotros”, dijo Howard Petty, un turista estadounidense que llegó en compañía de un amigo. “No hay ningún otro lugar al que podamos ir, así que solo nos quedaremos aquí”, agregó mientras hojeaba un periódico, sentado en el vestíbulo de su hotel.

Otros destinos turísticos del vecino estado de Nayarit, así como Puerto Vallarta, en el estado de Jalisco, también se encuentran cerca de la trayectoria del huracán, que según el CNH podría provocar peligrosas marejadas, vientos y precipitaciones. Se prevé que Willa se debilite después de llegar a la costa.

Antonio Echevarría, gobernador de Nayarit, dijo que más de 10,000 personas están siendo evacuadas y que las escuelas cerrarían.

“Decirles a los ciudadanos que no juguemos al macho, que no le juguemos al superhombre. Es un huracán muy fuerte, muy potente y no queremos que vaya a suceder alguna tragedia”, advirtió.

Sinaloa también suspendió clases en gran parte del estado.

En una estación de gasolina de las afueras de Mazatlán, una fila constante de vehículos esperaba para repostar y comprar en la tienda de abarrotes vecina.

Zulema Pardo, una empleada de la estación, dijo que los residentes se abastecieron de productos básicos, enormes bidones de agua y gasolina, y dejaron la estantería del pan completamente vacía.

“La gente tiene mucho miedo. Está viniendo a llenar garrafones de gasolina… están comprando garrafones de agua. Ya no hay pan. Está la gente loca, alborotada”, sostuvo.

 

Siguientes artículos

Presidente de la FIFA quiere crear dos torneos mundiales
Por

Los opositores a la iniciativa consideran que se trata de un 'mercantilismo altamente cínico y despiadado' y acusan a la...