En sólo cuatro años, la firma china de teléfonos inteligentes se ha posicionado como la tercera más vendida del mundo, detrás de Apple y Samsung, pero el precio que ha tenido que pagar ha sido muy alto.

 

Por Parmy Olson

 

PUBLICIDAD

Vencer a un gigante de los smartphones como Samsung en la guerra de precios de los teléfonos inteligentes no es una empresa para los débiles de corazón. Puede costarte casi todas tus ganancias. El fabricante chino de smartphones Xiaomi, un emergente que este año arrebató a Samsung el primer puesto de ventas en China con sus teléfonos de bajo costo, reveló ganancias sorprendentemente bajas en un comunicado a la Bolsa de Shenzen, informó Reuters.

La compañía hizo 56 millones de dólares (mdd) en beneficio neto en 2013, sobre ventas de 4,300 millones. Ese es un margen operativo de sólo 1.8%, muy estrecho en comparación con el margen de Apple (de 28.7% en 2013), o incluso de Samsung (18.7%), que se ha visto golpeado por las marcas de bajo costo de India y China como Xiaomi.

La noticia contradice un reporte previo del Wall Street Journal que citaba documentos que indicaban una ganancia de 566 MDD para Xiaomi el año pasado. O al menos ese era el número citado en los documentos mostrados a los bancos entre los que Xiaomi estaba tratando levantar 1,000 millones en préstamos para su expansión en el extranjero, según el WSJ.

Las ganancias mucho menores tienen mucho más sentido, considerando los dramáticos recortes de precios que la empresa ha emprendido —reduciendo el precio de sus equipos a una tercera parte de los que costaban en 2012, por ejemplo— para hacer que más clientes cambien a Samsung por su oferta de teléfonos y tabletas Mi.

Tampoco es tan inusual. El margen de ganancia de Amazon se ha mantenido cerca del cero durante años en su esfuerzo por perseguir el crecimiento. Xiaomi es uno de los vendedores de teléfonos de más rápido crecimiento de todos los tiempos. Después de sólo cuatro años, se convirtió en el tercer mayor vendedor de teléfonos inteligentes del mundo por envíos en 2014, según Strategy Analytics, superando a LG Electronics para pisar los talones de Samsung y Apple.

La última presentación también reveló que el cofundador y director ejecutivo Lei Jun posee el 77.8% de Xiaomi. Eso lo podría poner en las filas más altas de los multimillonarios, ocupadas por gente como Jack Ma, de Alibaba. De acuerdo con un informe reciente de Forbes, la compañía de Lei está tratando de levantar una nueva ronda de financiamiento a una valuación de 40,000 millones.

 

Siguientes artículos

¿Cómo gestionar una crisis, sin caer en crisis?
Por

En medio de la crisis, el equipo directivo asume las decisiones y, de acuerdo con los rasgos de personalidades de cada u...